martes, 2 de septiembre de 2014

El terror independiente y los directores italianos que influenciaron a Tarantino protagonizan Brigadoon 2014

Brigadoon ofrecerá este año en Sitges 2014 una selección de largometrajes de ficción, cortometrajes y documentales y un homenaje al actor Álex Angulo, fallecido recientemente. La sección del Festival, que presenta las propuestas más arriesgadas y de culto en sesiones gratuitas en el Escorxador, ha elaborado un amplio programa en el que destaca una revisión de los directores italianos que influenciaron a Quentin Tarantino.

La programación de largometrajes de Brigadoon cuenta con tres destacadas referencias, la primera es Maldito amor, el nuevo film de los hermanos chilenos Gonzalo y Sebastián Badilla, una comedia adherida al género giallo. La segunda propuesta, Megamuerte, es la película de Jordi Nájera que nace del corto Metal Creepers y a su vez rinde homenaje al glam metal de los años ochenta. The Redwood Massacre, de David Ryan, cierra este primer bloque: una cinta independiente rodada en el norte de Escocia donde un grupo de amigos visita el lugar donde se produjo una legendaria matanza.

Uno de los puntos fuertes de Brigadoon es, desde hace unas cuantas ediciones, la programación de documentales. En esta ocasión, se presentará I Tarantiniani de Steve Della Casa y Maurizio Tedesco, un documental que pretende explicar al mundo un fenómeno cinematográfico desconocido, el de los directores ignorados por la crítica italiana que Quentin Tarantino considera esenciales, como Lamberto Bava, Ruggero Deodato o Sergio Leone. 
El género giallo es el protagonista deYellow Fever: The Rise and Fall of the Giallo, un repaso a la historia de este concepto cinematográfico y a sus cineastas, desde los orígenes con Mario Bava hasta Dario Argento o Lucio Fulci. Junto con la proyección de Vicente Aranda. 50 años de cine,  otro documental sobre cine español será Queridos monstruos de los hermanos Kiko y Javier Prada, una visión de la historia del cine fantástico y de terror desde los años sesenta hasta nuestros días. Las coproducciones, el sistema de financiación, el caso Matesa, la Ley Miró o el sistema Back to back son algunos de los temas contados en primera persona por sus protagonistas.

Entre las actividades paralelas que se celebran en el marco de la 47ª edición del Sitges – Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya destaca de nuevo la Sitges Zombie Walk, el tradicional desfile por las calles de Sitges, que tendrá lugar el sábado 4 de octubre con el pistoletazo de salida a cargo del director  Jaume Balagueró, que inaugura el Festival el día anterior con REC4: Apocalipsis.

Al actor Álex Angulo, fallecido el pasado 20 de julio, se le rendirá homenaje con la proyección del film Acción mutante y contará con la presencia de su director en Brigadoon, Álex de la Iglesia. El cineasta italiano Luigi Cozzi visitará Sitges 2014 para presentar una serie de trabajos en Brigadoon, entre ellos la película The Black Cat (1979) dentro del ciclo de los sueños. Durante la sesión se podrá ver el tráiler de su nuevo film Blood on Melies’Moon.

El Premio Nosferatu será, este año, para la actriz María Kosty, dedicada a la profesión desde finales de los años sesenta y con una gran presencia en el cine fantástico y de terror español de los setenta.


domingo, 31 de agosto de 2014

Crónicas desde la tumbona 3

Agosto, el mes de las vacaciones por excelencia, el de las ciudades semi desiertas y la pobre oferta de la cartelera cinematográfica toca a su fin. Y este último día de agosto haremos un pequeño repaso a algunas cosas que he visto estos días.

Moría Richard Attemborough, señor que recordaremos más por Parque Jurásico que por películas tan chulas como Tierras de Penumbra. Así es la vida.

En cuanto a las series, esta semana se han entregado los premios Emmy, algo así como los Oscar de la TV. Muchos se han quejado porque no ha habido sorpresas pero luego han estado de acuerdo en que los premios han sido en general justos con lo que acabo un poco desconcertado. ¿Qué queremos? ¿Qué haya sorpresas y se premien churros o que sea predecible y se premie lo bueno? En fin.


Breaking bad y Modern family han sido las triunfadoras mientras que Juego de Tronos y True detective se han quedado con menos de lo que esperaban. A mí ya me parece bien que la serie que protagoniza Bryan Cranston y Aaron Paul se lleve todos los premios del mundo, me parece una extraordinaria obra de ficción, pero que se queden así tristes y ojerosos los protas de True detective y de House of cards ya me parece menos bien. En todo caso creo que Modern Family y Big Bang Theory no merecen tantos premios pero está claro que su fórmula sigue enganchando a la audiencia.

Un servidor ha dado por finalizadas las últimas temporadas de Utopía y Masters of sex. La primera mantiene en nivel de brillantez estética de la primera temporada pero la historia me ha dejado un poco frío. En cuanto a la segunda poco nuevo bajo el sol. No se ha avanzado demasiado respecto a la primera temporada aunque la serie ha vuelto a depararnos grandes momentos gracias a sus dos protagonistas.

Vamos a por el cine. Muchos seguís aún emocionados con Guardianes de la galaxia. Las taquillas lo agradecen. Yo me acerco a este fenómeno con la distancia del no conocedor de estos y otros cómics y solo busco pasarlo bien con la peli, sin tener que echar mano a referencias que no voy a pillar o a sobreentendidos que no entenderé. Entiendo el éxito que ha tenido la peli ya que es un producto excelente en un mundo, el de las pelis de súper héroes, bastante pobre en general. Algo con cara y ojos como Guardianes… se agradece y mucho.

Y la película me gustó. La disfruté en su parte de acción, bien filmada, vistosa, eficaz; también me gustan los personajes y la relación de amistad que mantienen; por supuesto me convence la banda sonora repleta de clásicos ochenteros e incluso la peli ¡tiene momento de emoción y todo! No será una de las pelis de mi vida, ya lo dejo claro, pero me dio más de lo que esperaba y no me dejó esa sensación de expectación desbocada e infundada que presentía.



Todo lo contrario me ocurre con Locke. Leo críticas extraordinarias, escucho comentarios elogiosos incluso de gente como Juan Antonio Bayona pero a mí la peli se me agota a la media hora. Un señor en un coche. Muchas llamadas durante un viaje a Londres. Nada más. Sí, ya pillo que el coche por la autopista es la metáfora de tal y de cual, que cuando él mira el retrovisor ve su pasado que deja atrás, bla, bla, bla. Todo eso lo veo. Igual que a Tom Hardy haciendo un buen trabajo. Pero a mí me parece que como corto hubiera funcionado mejor.



Y para acabar este repaso quiero recomendaros El Niño. La última película de un tipo inteligente como Daniel Monzón está siendo atacada por algunos creo injustamente despreciándola porque es un mero entretenimiento. ¡Cómo si eso fuera fácil! El niño es una especie de peli a lo Michael Mann centrada en un mundo tan cercano y desconocido como el Estrecho de Gibraltar y el narcotráfico. La película destaca porque huele a verdad, porque está filmada a lo grande y tiene a un reparto destacable. Es verdad que no es Celda 211, que podía durar un poco menos, que le falta algo que la haga extraordinaria pero yo me siento orgulloso que este cine se haga en España.

Nada más que añadir. Empezamos nuevo mes mañana y con él llegarán las decisiones. Os mantendré informados. Y recordad ¡todos somos Groot!


lunes, 25 de agosto de 2014

Muere Richard Attenborough

El actor y director de cine británico Richard Attenborough ha fallecido a los 90 años de edad, confirmó hoy su hijo al canal británico BBC. Attenborough, uno de los principales actores del panorama cinematográfico del Reino Unido, murió hoy a mediodía, de acuerdo con la citada cadena pública.

El actor y posteriormente director de éxito, hermano mayor del famoso naturalista Sir David Attenborough, protagonizó películas como Brighton Rock (1947), La Gran Evasión (1963) o Parque Jurásico (1993).
Nada más conocerse la noticia de su fallecimiento, el primer ministro británico, David Cameron, rindió tributo al artista mediante un comunicado en el que el jefe del Ejecutivo señaló: "Su actuación en 'Brighton Rock fue brillante, su dirección de 'Gandhi' fue sorprendente. Richard Attenborough fue uno de los mejores del cine".

El citado canal de televisión señaló además que la familia del actor y director, que el próximo día 29 hubiera cumplido 91 años, emitirá un comunicado mañana. En su faceta como director adquirió una gran reconocimiento tras dirigir el filme Gandhi (1982), por el que ganó dos Oscar.

Según señala hoy The Guardian, Lord Attenborough residía desde 2013 en un hogar para mayores en el oeste de Londres y se movía mediante una silla de ruedas desde que sufriera una apoplejía hace cinco años que le mantuvo en coma varios días y de la que nunca se recuperó del todo.

Hermano del naturalista David Attenborough, con quien compartía el tratamiento de "sir" -aunque él además era lord-, dedicó su vida a las artes y a promover la educación, al tiempo que fue presidente de numerosas instituciones en el Reino Unido, como la Real Academia de Arte Dramático (RADA), donde estudió, o el club de fútbol Chelsea, del que fue aficionado toda la vida. Nacido en Cambridge el 29 de agosto de 1923, era el mayor de los tres hijos de Frederick Attenborough, rector del University College de Leicester (centro inglés), y Mary Clegg, familia de la que era el hermano pequeño John, exdirectivo de Alfa Romeo que murió en 2012.


La carrera cinematográfica de Richard Attenborough empezó en 1942 como marinero desertor en In Which We Serve, pero la fama le llegó con Brighton Rock (1947), donde interpretaba al joven gángster psicópata de la novela de Graham Greene. Tras servir en la Real Fuerza Aérea durante la Segunda Guerra Mundial, se dedicó al cine británico durante los siguientes 30 años, con filmes como I'm All Right Jack (1959), y, en el teatro, formó parte, con su esposa Sheila Sim, del reparto original de La ratonera de Agatha Christie, aún en cartel.

En 1963 debutó en Hollywood con La gran evasión  y, en 1967 y 1968, obtuvo Globos de Oro al mejor actor secundario por The Sand Pebbles, con Steve McQueen, y Doctor Dolittle. Aunque en 1979 indicó que dejaba la interpretación, reapareció en 1993 como el excéntrico empresario John Hammond del Jurassic Park de Steven Spielberg, tras lo que hizo algún que otro papel secundario.

Como director, Attenborough debutó con la película musical "Oh! What a lovely war", aunque la fama mundial le llegó con su épica de 1982 "Gandhi", por la que consiguió sendos Oscar a mejor director y mejor película así como un Globo de Oro y dos Bafta británicos. En 1992 dirigió Chaplin, con Robert Downey Jr., y de 1993 es Tierras de penumbra, protagonizada por el galés Anthony Hopkins, uno de sus actores preferidos.

También firmó la versión cinematográfica del musical A Chorus Line (1985), con Michael Douglas, y el impactante filme sobre la vida del activista surafricano antiapartheid Steve Biko Grita libertad (1987). Richard Attenborough fue patrón de múltiples organizaciones solidarias como United World Colleges, que promueve el intercambio educativo internacional, y fundó en Suazilandia el "Centro para el aprendizaje creativo Jane Holland", en memoria de su hija de ese nombre, que falleció en el tsunami de 2004 en Tailandia.


sábado, 23 de agosto de 2014

Crónicas desde la tumbona 2

Decíamos ayer… bueno, no exactamente ayer, que os iba a hablar un poco de Los miserables, el musical, que se representaba en Barcelona en el Gran Teatre del Liceu (ese que pagamos todo su reconstrucción pero pocos podemos disfrutar). Más allá de la obra en sí, a uno le picaba la curiosidad por conocer este templo de la música por dentro, así que media hora antes ya estábamos nosotros haciéndonos las fotos de rigor, maravillándonos con los salones bellamente decorados y viendo como nos clavaban por un zumo y una copa de cava un pastizal. La clavada continuó con el mini bocata que me zampé en el descanso.

Los Miserables la conocía un servidor por las películas ya que no he leído la obra de Víctor Hugo. Y claro, verla en un teatro es diferente. Tampoco soy yo gran consumidor de musicales en teatros pero la representación me gustó porque mantiene lo bueno que yo había visto en las pelis, la calidad de la música y las interpretaciones fue buena y especialmente por muchas soluciones imaginativas que a nivel de escena tienen lugar para mostrar los distintos escenarios. El solo de Javert con un mar de estrellas de fondo es especialmente brillante y el actor que lo interpretaba contribuyó con su buen hacer a redondear el momento. Se llevó buena parte de los aplausos del público. ¿Qué no me gustó? Lo mismo que en las pelis. Creo que la obra quiere tocar demasiados temas y eso hace que se resienta el resultado final dando lugar a un primer acto más interesante que el segundo. En fin, una buena experiencia que recomiendo si os cae cerca.



Antes de hablar de cine, en vísperas de los Emmy, os comento que en cuanto a las series he vivido un pequeño parón. Aún asimilo la última temporada de The Killing (USA), a mi juicio la más redonda a nivel interpretativo. Al duelo intenso entre Mireille Enos y Joel Kinnaman se une el protagonizado con Joan Allen, una señora actriz que el cine parece haber olvidado. Además, poder verla casi del tirón (al ser Netflix han estrenado la temporada completa de 6 episodios) es un aliciente más.



Sigo con Masters of sex pero la cosa está un poco parada. Espero que remonte rápido. Y creo que daré otra oportunidad a The leftlovers… o no… ya veremos.

Este mes sin duda será recordado por las muertes de Robin Williams y Lauren Bacall. Creo que se ha dicho todo de ellos pero desde aquí mi recuerdo a dos brillantes estrellas del cine.

Hacer una película sencilla que hable de personajes, de música, de relaciones, de lo que buscamos en la vida, parece fácil pero no lo es cuando vemos los desastres que se hacen por ahí. Por eso la ligereza de Begin Again, nueva peli del director de Once con la que guarda alguna similitud, debe valorarse porque esconde una profundidad que llega al espectador y que ha hecho que se convierta en una de las pelis del verano. Tiene la película una pareja de actores que funciona muy bien, Mark Ruffalo y Keira Knightley. Ella es una de mis debilidades desde que la vi en Quiero ser como Beckham y en esta película demuestra una vez más que es capaz de sostener los primero planos como nadie y que su interpretación, que también puede parecer fácil, requiere unas tablas que no todas tienen. Me quedarán para el recuerdo ese paseo musical por NY y la primera vez que Ruffalo “produce” una canción a su nueva artista solo en su cabeza.



Con Viajo sola me pasó lo contrario. Se hablaba tan bien de ella que al verla me supo a poco. La historia de esta mujer que vive de hotel en hotel creo que no va a ningún lado, mezclando historias familiares que más que arropar a la protagonista distraen de su historia. No sé si quiere decirnos que la soledad está bien o todo lo contrario. De todas formas, se puede ver y permite viajar sin moverse del cine, lo cual no está del todo mal.



Jon Favreau es muy malo. De director y actor y Chef es una buena muestra. No sabe montar ninguna escena sin esa especie de montaje musical indigesto, no sabe hacernos reír o emocionarnos, ni sacar a Sofía Vergara sin que parezca salida del Vogue. Para más inri desaprovecha a Dustin Hoffman y a la Johansson. Incluso su manera de mostrar los platos acaba cansando. ¡Vete  tu pueblo, Favreau! (Lo que exclamé yo cuando acabó la peli, que tampoco sabe hacerlo).

A Michael Caine ya parece que solo lo llaman para hacer de Michael Caine pero el tío lo sigue haciendo muy bien. En Mi amigo Mr. Morgan es un viudo que conoce a una chica en París que le hace salir de su encierro. La película no tiene más interés que sus vistas de la capital francesa y dos o tres momentos donde Caine logra emocionarnos de verdad. Poquito más.

Y, para acabar este comentario, como aún no he visto Guardianes de la Galaxia ya os la comento otro día, que mejor que hablar de Lucy. Porque es un festival de la Johansson casi de principio a fin. Lo de menos es el rollo pseudo científico que tiene la historia y que en el fondo me importa poco. Ella es la película y su trabajo me recuerda mucho al de Under the skin aunque reconozco que me sorprendió con algunos gestos que no le había visto aún. Luc Besson filma un divertimento agradable con no demasiada acción pero que cumple, tampoco le pidamos mucho más. Bueno sí, que Morgan Freeman deje de hacer de sí mismo no estaría mal.


Acabando Agosto me acuerdo que tengo que ir haciendo cosas para la nueva temporada. Vivo sin vivir en mi con la duración del programa pero habrá que ir planteándose cosas. Gracias por vuestras aportaciones y apoyos, nos leemos en breve.


viernes, 15 de agosto de 2014

Ha muerto Lauren Bacall

El Hollywood clásico desaparece poco a poco. Es ley de vida. Pero el público que vivió su juventud con estos mitos vivientes siente de igual modo su pérdida. Ha muerto esta semana a los 89 años Lauren Bacall, la mujer que nos enseñó a silbar, como todo el mundo se ha empeñado en recordar esta semana. Pero Bacall, aunque la memoria colectiva se empeña en congelarla en esa mítica escena, estuvo trabajando hasta hace poco, aunque es cierto que en películas menores.

Lauren Bacall erala actriz elegante, de belleza particular y mirada felina, perfecta para interpretar a todo tipo de mujeres fatales en el cine negro. Debutó en el cine en una obra maestra como Tener o no tener basada en la novela de Ernest Hemingway y allí conoció a su primer marido y pareja de cine Humphrey Bogart. Hizo después El sueño eterno, La senda tenebrosa y Cayo Largo.

En los 50 estuvo con Marilyn Monroe en Cómo casarse con un millonario y en Escrito sobre el viento de Douglas Sirk.  Tras la muerte de Bogart aparece en papeles secundarios en Harper, investigador privado con Paul Newman.

Se volvió a casar en 1961 con el actor Jason Robards y se divorció en 1969. Fue secundaria de lujo en Asesinato en el Orient Express, Misery, El amor tiene dos caras, Dogville.

En 1997 se llevó el globo de oro como mejor actriz secundaria por El amor tiene dos caras pero no se pudo llevar el Oscar aunque al final le dieron uno honorífico por toda su carrera.

Su último trabajo fue poner voz a uno de los personajes de la cinta de animación Ernest y Celestine.



martes, 12 de agosto de 2014

Muere Robin Williams


Despertarse con una noticia como la muerte de Robin Williams no es una buena manera de empezar el día. Primero uno cree que es uno de esos rumores de Internet pero cuando ve las redes sociales llenas de comentarios de colegas actores y amigos uno sabe que es verdad. Y entonces uno siente que se le ha muerto un amigo. Ya se que no es comparable con perder a alguien cercano pero una generación que ha crecido con este actor extraordinario lo siente de verdad. Y vaya si lo siente. Solo hace falta, como decía, acudir a Internet y ver las sinceras muestras de afecto de todo el mundo.

Era Robin Williams uno de esos tipos capaces de hacerte reír, de emocionarte, de darte miedo, lo que viene siendo un gran actor, capaz de brillar en cualquier película y papel, sea cual fuera. Williams será para siempre el locutor de Good morning Vietnam, el profesor Keating, el colega locuelo de Jeff Bridges en El rey pescador, un Peter Pan que olvidó qué era ser un niño perdido y tantos otros que quedarán en nuestro recuerdo.

Williams empezó haciendo televisión en series como El show de Richard Pryor, Con ocho basta y Días felices. Fue en 1980 cuando se embarcó en la aventura de dar vida a Popeye a las órdenes de Robert Altman y ya no paró de hacer cine: El mundo según Garp, Un ruso en Nueva York, Club Paraíso… Hasta que llega Good morning Vietnam (1987).

Adrian Cronauer era capaz de inventar una radio frenética y alocada gracias a la habilidad extraordinaria de Williams para modular la voz y gesticular. Pero también estaba ahí el Williams serio que no podía creer como el ser humano se empeñaba en matarse en una guerra inútil.



Vendrían luego películas como Las aventuras del barón de Munchausen poquito antes de llegar a la cumbre que supone El club de los poetas muertos (1989). Película generacional, bella en su discurso, poderosa en la interpretación de Williams dando vida a John Keating, un profesor que muchos queríamos tener y que pocos encontramos. La película aún hoy tiene un discurso vigente y es gracias al trabajo de su protagonista que consigue transmitírnoslo extraordinariamente.



De la comedia en Cadillac Man al drama de Despertares se mueve Williams hasta que llegan Hook (1991) y El rey pescador (1991). Dos trabajos diferentes y geniales a la vez, de la ligereza aparente de uno al hondo pesar del otro, el actor salió airoso como en toda su carrera ganándose al público sin aparente esfuerzo.

Williams incluso puso voz a un genio en Aladdin, hizo juguetes en Toys, se convirtió en niñera británica en la divertidísima Señora Doubtfie, se metió en juegos peligrosos en Jumanji, paseó su pluma en Una jaula de grillos, desenfocado en Desmontando a Harry o educando a Matt Damon en El indomable Will Hunting (1997), uno de sus papeles más valorados tal vez por aquello que los cómicos siempre parece que deben demostrar que no solo saben hacer reír. Sea como sea su trabajo es igualmente notable.


Aún tuvo tiempo de viajar Más allá de los sueños, una de sus películas que más me gustan, de ser un doctor muy especial en Patch Adams y de convertirse en un robot más humano que los humanos en El hombre bicentenario.

La parte final de su carrera está dominada por los papeles dramáticos y por cierto abandono por parte de la crítica y el público. Muchas de sus últimas películas ni se han estrenado.  Asesino en Insomnio, fabricante de sueños en La memoria de los muertos, o siniestro fotógrafo en Retratos de una obsesión.

Muchos títulos, y los que me dejo, múltiples caras de un actor genial al que siempre recordaremos con cariño. Hasta siempre, Oh Capitán, mi Capitán.