sábado, 1 de enero de 2005

Fiestas obligadas

Estos días me planteo el porqué de las fiestas por obligación.
¿Es obligatorio divertirse porque sí? ¿Por qué parecemos arrastrados a una espiral de comercio y bebercio simplemente por una fecha del calendario?
Me molesta bastante esta idea de que tenemos que estar alegres y llenos de buenos sentimientos simplemente porque sí. El ejemplo más sangrante está en las reuniones de familiares o colegas de trabajo que generalmente no se tragan pero que, quién sabe porque extraña brujería, en estas fechas comparten risas y borracheras.

Día 1 de Enero...¿por qué tanto rollo?
Es un día más, ¿a qué viene tanta alegría? ¿Qué coño celebramos?

Me parece mucho mejor la fiesta espontánea, la que se hace porque sí, cuando te viene en gana, independientemente de la maldita fecha del calendario. Celebremos cuando nos apetezca.
Ya tenemos bastantes imposiciones.



No hay comentarios: