sábado, 2 de julio de 2005

La guerra de los mundos

A pesar de sus detractores, La guerra de los mundos me confirma a Spielberg como uno de mis directores preferidos. El tío ha hecho una peli como las de antes, una serie B con efectos superlativos, a mi juicio magnífica.
Y digamoslo ya: Tom Cruise ES un buen actor. Al menos en esta peli está perfecto como un tipo corriente que no sabe qué hacer ante tamaña invasión (como haríamos cualquiera de nosotros, por otra parte) Y es que la película nos coloca en la retaguardia, en la masa de gente corriente y moliennte que se las ven con una amenaza inaudita: los extraterrestres.
En ningún momento se dice ni de dónde vienen ni qué les trae exactamente aquí. Es fácil verlos como una matáfora de cualquier amenaza desconocida que en la sociedad actual nos aterroriza. El miedo a lo desconocido, vamos.
Es un entretenimiento impresionante (cómo mueve Spielberg la cámara, cómo controla a los extras, cómo acierta en el uso de los espectaculares FX) que no descuida los momentos más emotivos. Y otro acierto es que Spielberg se olvida de las 2 horas y media habituales en sus últimas pelis: dura 110 minutos.
En suma, excelente peli que demuestra quién sabe y quién solo lo intenta. Y que a veces las grandes películas ocultan pelis pequeñas.

1 comentario:

Sei dijo...

Pues a mi se me hizo insoportable, la verdad. Fui completamente incapaz de disfrutar de la película como requiere el género. El guión me pareció tan terriblemente malo que en mi caso eclipsó las virtudes de la peli. Eso si, esperó con ansias la película que adapta de forma fiel el libro de Wells, que intuyo se estrenará en videoclub.