domingo, 3 de julio de 2005

La mala educación

Llega el veranito y con él las vacaciones para hordas de adolescentes sin nada mejor que hacer que molestar al projimo. Los encontraremos en la playa, cuando más tranquilo estás, dando la lata o jugando a la pelota a 2 cm de tu toalla ¡Mira que hay playa,coño, pues no, se ponen al lado!

Pero también asaltan los cines. Si el resto del año joden lo suyo en verano se multiplica. Da igual qué peli sea, ellos van al cachondeo, a tirar el dinero dando la lata. Qué decir de esos chistes tan graciosos, los comentarios, los móviles...y luego dicen que hay piratería. Mira, una de las razones para defenderla es esta. ¿Pudiendo ver tranquilamente la peli en mi casa voy a ir al cine a enfadarme?

Esto se ve más claramente en algunos hábitats. Aquí, en BCN, la zona alta, pijolandia hay unos bonitos cines donde los gilipollas hacen su agosto. Papá les compra lo que quiere y hala, a molestar se ha dicho.¡Una guerra tenían que haber pasado estos!

Así que paciencia o a liarse a hostias...mmmm