viernes, 14 de octubre de 2005

Sitges, 14 de octubre

Se esperaba con gran expectación la última creación de Tim Burton, LA NOVIA CADAVER.

No ha decepcionado pero tampoco ha sorprendido. Es una muy buena peli en la línea de PESADILLA ANTES DE NAVIDAD pero no aporta cosas nuevas al universo conocido de Burton y compañía.




Es la historia de una familia se supone adinerada que planea casar a su hija con unos comerciantes y así tener pasta de verdad. El matrimonio amañado acaba enamorando a los pretendientes pero en su camino se cruza el mundo de los muertos y una novia con poco corazón.

La realización es tan buena que te olvidas si son muñequitos, dibujos o personas. El trabajo de los dobladores (J. Depp, H. Bonham Carter y Emily Watson) acaban de perfilar los personajes. La música y las canciones de Danny Elfman (nada nuevo bajo el sol) están también a buen nivel.

Lo mejor de la peli, a mi juicio, es la parte final, la más emotiva, y la locura del mundo de los muertos en contraposición con las normas y la rigidez del mundo de los vivos (que están más muertos que ellos)

La otra peli no la he visto entera: media hora he aguantado LA MONJA, nuevo ejemplo de las grandes obras de la Fantastic Factory (por eso le han dado premio al productor, ¿no?) Es una nueva muestra que podemos hacer pelis tan malas como las malas americanas. Los actores son pésimos, parecen estar leyendo todo el rato; los FX, risibles; el guión, un truñaco.

Lo mejor de la peli es lo contenta (por decirlo de alguna forma) que iba Cristina Piaget, la monja malosa, en la rueda de prensa. Muy contenta y efusiva por su gran papel.


Y tras esto llegó Jodie Foster.




Por si no lo sabíamos aún ha vuelto a demostrar que es una tía inteligente además de correcta en todo momento con la prensa friki-fan. Sin esperar a la traducción en muchos momentos, comenta que le gustaría trabajar en España pero no para hacer un rollo a lo Hollywood en inglés. Su problema es que no sabe hablar español y por eso no puede trabajar aquí.

También ha explicado que, si hay una historia tan buena como el primer EL SILENCIO DE LOS CORDEROS, seguro que no dudaría en volver a ser Clarice Starling.




De cerca, Jodie es bajita como parece, pero se conserva bien aunque se le ve un poco mayorcilla. Pero su trabajo sigue siendo de altura aún en pelis tan correctas como FLIGHTPLAN.

2 comentarios:

josemi dijo...

Ejem, ejem, para los que somos un poco lerdos, que quieres decir con que iba contenta?

Sr.Cine dijo...

Pues eso, que iba o borracha perdida o drogada. Apuesto por lo primero.