miércoles, 12 de octubre de 2005

Sitges, 4º día, 12 de octubre

El año pasado una película vista en este Festival me sorprendió mucho. Fue OLD BOY de Park Chan-Wook. Este año hemos visto su siguiente trabajo, SYMPATHY FOR LADY VENGEANCE.

La prota, Geum-ja, ha pagado con 13 años de cárcel el secuestro y asesinato de un niño. Una vez cumplida su condena solo piensa en la venganza y en la redención.




Park Chan-Wook vuelve a demostrar su oficio a la hora de crear un relato adictivo construido con mano firme. No sorprende como la anterior porque realmente el estilo es el mismo pero funciona igual de bien. Como en aquella, sabe unir la violencia más brutal con la poesía más bella. Película incómoda por su giro final de argumento, es un tipo de cine alejado de el ralentí oriental y del Hollywood al uso, aunque tiene elementos de los 2 mundos.

Ralentí y pesadez es lo que tiene la segunda propuesta del día, EL SABOR DE LA SANDÍA. Seré honesto: solo he visto una hora de peli. No tenía ganas de perder más el tiempo con planos largos hasta la náusea, diálogos mínimo y sexo…fuera de lugar.
Una patraña. Y aún habrá críticos que la defenderán.

A las 0.30 horas en el Auditori está prevista una “sesión sorpresa”. Como no me fio un pelo de las “sorpresas” de este Festival, paso olímpicamente de verla. Solo daros alguna pista: su director estuvo en Sitges hace un par de años con una peli apadrinada por David Lynch; el director se ha codeado con otro cineasta de altos vuelos, responsable de otra película donde sale una de las invitadas más famosas de este año; es japonés.

La respuesta mañana. O no.

Por cierto, mañana san Quentin Tarantino se hará carne para delirio de prensa friki. Al mediodía dará rueda de prensa. Ya os contaré.

No hay comentarios: