martes, 25 de enero de 2005

Vuelve la Brunete mediática

Me sorprende mucho cómo se mueven las masas en este país, o cómo se manipulan ciertas masas.

El otro día hubo la comentada mani de las víctimas del terrorismo donde agredieron al ministro Bono. No es el ministro que mejor me cae pero no considero que haya hecho, de momento, nada tan grave como para esperar esa respuesta de cierto sector de la masa.
Y más si tenemos en cuenta cómo ministros anteriores han hecho cosas mucho peores (¿verdad, Trillo, aspirante a CSI? ¿Y Acebes?) y solo el pueblo se alzó en su contra al final, cuando la vergüenza era ya mayúscula.

La Brunete mediática se mueve. Es muy claro también en la absurdidad del mundo del fútbol y ese nuevo mito llamado Luxemburgo.

No les creamos. No les hagamos casos o volverán.

viernes, 7 de enero de 2005

No se por qué España no está llena de millonarios

Cada vez que hay sorteo de lotería me canso de escuchar siempre a la gente, el día después claaaaro, diciendo: "si ya lo decía yo, acababa en 6".

Joer, si tanta gente acierta el jodío número, ¿por qué no lo compraron? Siempre dicen lo mismo: es que no me hicieron caso.
Pues haberlo comprado tu, digo yo.

Yo solo quiero tener cerca a alguno de esos adivinos para hacerle caso.

lunes, 3 de enero de 2005

Todo sube

Como cada primero de año, se anuncian subidas de precios generalizadas. Es ya algo común y aceptado pero ¿por qué suben los precios?

Nadie nos da una explicación, a mi entender, coherente. Se supone que una subida de precios debería conllevar una mejora en el servicio. Por esa regla de tres de subidas porque sí, los sueldos deberían hacer lo mismo (y no es así, porque el IPC queda a expensas de la benevolencia de las empresas, ja, ja)
O cuando hacemos bien nuestro trabajo, porque no nos suben el precio (pienso en la propina, por ejemplo)

Volvamos a las mejoras. Los transportes siempre suben pero no bajan. Estaría bien establecer un baremo por el cual las compañías fueran penalizadas: tantos retrasos, menos pasta pal billete; tantos viajes como sardinas en lata, tres cuartos de lo mismo; etc.

En fin, utopías e ingenuidades.

sábado, 1 de enero de 2005

Fiestas obligadas

Estos días me planteo el porqué de las fiestas por obligación.
¿Es obligatorio divertirse porque sí? ¿Por qué parecemos arrastrados a una espiral de comercio y bebercio simplemente por una fecha del calendario?
Me molesta bastante esta idea de que tenemos que estar alegres y llenos de buenos sentimientos simplemente porque sí. El ejemplo más sangrante está en las reuniones de familiares o colegas de trabajo que generalmente no se tragan pero que, quién sabe porque extraña brujería, en estas fechas comparten risas y borracheras.

Día 1 de Enero...¿por qué tanto rollo?
Es un día más, ¿a qué viene tanta alegría? ¿Qué coño celebramos?

Me parece mucho mejor la fiesta espontánea, la que se hace porque sí, cuando te viene en gana, independientemente de la maldita fecha del calendario. Celebremos cuando nos apetezca.
Ya tenemos bastantes imposiciones.