lunes, 30 de enero de 2006

¡Menuda patraña los Goya!

20 años de cine español es lo que conmemoraba esta edición lamentable de la entrega de los Premios Goya.

Parece que no han aprendido nada de la última edición, una de las peores que se recuerdan. Lo cierto es que, ante un año malo para el cine español, difícil era levantar el ánimo pero, hacer elogio del despiste y la chapuza, me parece fuera de lugar en los tiempos que corren.

La gala comenzó a las 21.45 horas y no acabó hasta las 2 y diez de la madrugada. La cosa se adivinaba larga cuando empecé a ver cómo hacían una especie de cutre resumen de las anteriores 20 ediciones de los Goya. Un servidor abandonó la gala rápido, después de constatar el churro que se avecinaba (un año más)

¿Y los premios?

Los esperados, poco más había. Isabel Coixet y La vida secreta de las palabras se convirtieron en los triunfadores (4 premios, entre ellos guión original, película y dirección) Tiene cierta gracia que la mejor peli española esté hablada en inglés, con actores internacionales, pero, bueno. Obaba fue la gran derrotada consiguiendo solo un premio técnico de los 10 a los que aspiraba.




Oscar Jaenada y Candela Peña fueron elegidos como los mejores actores por Camarón y Princesas respectivamente, premios cantados.

Los actores de reparto reconocidos fueron Elvira Mínguez (Tapas) y Carmelo Gómez (El método también premio al mejor guión adaptado)

Destaco uno de los premios más justos: el de mejor dirección novel para Juan Cruz y José Corbacho por la excelente Tapas.

Si la gala nos aburre, admiremos a nuestras estrellas: Pilar López de Ayala (Obaba) y Bárbara Lennie (Obaba)

En suma, una gala lamentable incomprensiblemente programada para la noche del domingo.

No hay comentarios: