jueves, 23 de febrero de 2006

Buenas noches y buena suerte

Película obligada para todos los que se consideren periodistas, informadores o similares, Buenas noches y buena suerte es tan vigente hoy como lo fue en su día.

En su día fue un periodista con agallas, un equipo convencido de lo que hacía y una cadena que dio vía libre, quienes osaron enfrentarse a la estupidez del poder. En forma de tenebroso senador y acólitos (fácilmente identificables hoy con políticos cercanos a nosotros), el gobierno USA se lanzó a perseguir comunistas en una caza de brujas deleznable y que violaba cualquier norma democrática.

Ed Murrow les hizo frente desmontando sus mentiras, enfrentando al protagonista con sus propias palabras y contradicciones.

Por otro lado, a pesar de todo el antiamericanismo que nos ha dominado siempre en Europa, solo en USA la prensa acabó con un Presidente, solo Murrow y cía. propiciaron que el Congreso investigara a McCarthy… ¡Qué lástima que en España o Europa nunca haya pasado nada de esto!

La película de Clooney merece verse por su indudable valor moral, por su vigencia y porque nos hace pensar. Lástima que Clooney haya adoptado la frialdad de cierto cine clásico (desde 7 días de Mayo a Todos los hombres del presidente) olvidando un poco el espectáculo. Su peli es árida pero aún así merece verse.

Temas como que no por mucho repetir mentiras se convierten en verdad, quien no está conmigo es terrorista (perdón, comunista), que la tele no sirve solo para distraer o atontar, que los medios no tienen porqué ser domesticados son algunos de los que surgen viendo este Buenas Noches y Buena Suerte.

No hay comentarios: