sábado, 12 de agosto de 2006

Absurdas censuras

Nunca un pezón había levantado tanta polémica. Después de tener todo el trabajo hecho y los carteles diseñados, la revista holandesa La vie en rose ha tenido que esmerarse en tapar esa parte del cuerpo de Kate Moss tras haber recibido numerosas críticas.

Además, la empresa encargada de colgar los carteles por todo el país (Viacom) se ha negado a hacer su trabajo al considerar que la foto es ofensiva.
En la portada de la revista, en la que Moss aparece desnuda pero colocada de manera que ninguna parte de su cuerpo pueda molestar a los más pudorosos, a la modelo se le ha escapado un pezón. Y el revuelo causado por ese despiste ha provocado que La vie en rose, con todos los carteles impresos, casi pierda todo el dinero invertido en la propaganda fotográfica. Pero para evitarlo, los trabajadores taparon uno por uno el pezón en todos los anuncios para que estos pudieran ser, finalmente, utilizados y mostrados al público. A pesar de ello, algunas estaciones de tren lucen el cartel de la revista sin censurar.


Con la aparición en la portada de esta revista, que ha incluido una entrevista, fotos y un reportaje de la top, Kate Moss se ha vuelto omnipresente. La modelo, también portada en el próximo número de Vogue, aparece en el interior de esta revista británica ofreciendo su imagen a ocho marcas diferentes: otro desnudo para Longchamp, una elegante foto para Louis Vuitton y su regreso al trabajo con Burberry, entre otras campañas. Además, en septiembre la modelo aparecerá en la portada de la publicación americana Vanity Fair, después de haber sido proclamada la mujer mejor vestida del 2006.




Los problemas con las drogas y los escándalos protagonizados con su novio, Pete Doherty, ese cantante conocido por sus constantes desmadres y salidas de tono, no han impedido a Kate Moss convertirse en la modelo mejor pagada de todo el mundo. El pasado sábado, el periódico News of the World informó de que la top model había recibido 2,2 millones de euros por una sesión fotográfica para Calvin Klein. Con semejantes honorarios no es extraño que sus ingresos anuales asciendan a casi 30 millones de euros.

Kate Moss en una imagen publicitaria para Longchamp

1 comentario:

Mangarran dijo...

No comprendo la censura. Total por un pezoncito de nada.
Saludos