sábado, 2 de septiembre de 2006

ALATRISTE

Aunque irregular y con peros, Alatriste es la superación de un cierto tipo de cine español. El cine de gran producción cutre, falso y risible da paso a una obra fiel al espíritu de la obra de Pérez-Reverte, más que impecable en su producción y adulto en su desarrollo.

Alatriste es la historia de una España venida a menos, de dirigentes mentecatos y mercenarios con más sentido del honor que muchos nobles. Es también una historia de amor, la del protagonista y la de su protegido, ambas destinadas al fracaso por diversos motivos. Es también una historia de supervivencia crepuscular, la de unos hombres carne de cañón en los tercios y asesinos a sueldo en las oscuras calles de las ciudades.

La película recoge las andanzas del personaje que el escritor desarrolla en cinco libros. De ahí nace uno de los peros. La primera de la peli atropella la acción y los episodios son excesivamente cortos. Algunos personajes se convierten en pinceladas y echamos en falta más minutos para determinadas secuencias.
Las aventuras son casi anécdotas que adornan una encomiable descripción de una época.

Como decía más arriba, la labor de reconstrucción histórica es realista, no vemos el habitual cartón piedra o esos extras que huelen mal de otras tantas producciones hispanas (y extranjeras) Aquí te crees la mugre, la oscuridad de los callejones de Madrid y la suntuosidad de una Corte en decadencia. La fotografía es increíblemente fiel a la luz y los cuadros de Velázquez. Ahí está otro pero: a veces la peli se convierte en una sucesión de pinturas filmadas.
Otro pero es la música, no siempre acertada (la escena final parece Mastretta; el compositor se nota que ha escuchado el final del Hamlet de Patrick Doyle; ¿por qué la guitarra española? No es Curro Jiménez)

Dejo para el final lo que a mi juicio es lo mejor de la peli, cuando esta pone en imágenes el texto amplificándolo y emocionando al espectador. La película va ganando en emoción y depara más de una escena intensa, secuencias con poco personaje en plano pero excelentemente resueltas al más puro estilo Pérez-Reverte (el encuentro final de Alatriste con su gran amor, el último duelo del personaje).



Y Viggo Mortensen. No le descubriremos ahora pero es indudable el talento de este hombre que se convierte tal cual en el personaje. El resto del reparto, con toda la plana mayor del cine español, le acompaña con solvencia, destacando Ariadna Gil, Unax Ugalde y Elena Anaya (aunque protagonize una innnesaria escena de alcoba)

En suma, una muy buena peli, con sus defectos, con su deja vù respecto a otras pelis (se nota que Díaz Yanes ha visto Braveheart, por ejemplo)con cosas que no convencen pero donde reconoces lo que has leído y no solo ves un libro ilustrado.

1 comentario:

Nae dijo...

Muy buen análisis señor Cine. Se nota que usted sabe.

Opa Opa forever!