miércoles, 6 de septiembre de 2006

EL INTRUSO (ENDURING LOVE)

Daniel Craig, aparte del nuevo Bond, es un buen actor; cuadrado con un armario, pero buen actor. En El intruso se mete en la piel del protagonista de una adaptación de la novela de Ian Mc Ewan.

Todo arranca cuando una serie de personajes coinciden en un prado solitario y se unen para intentar detener a un globo sin control (uno de esos que lleva una barcaza debajo y lleva gente, no un globo de los payasos) El intento acaba trágicamente y marcará a los protagonistas.

La peli se desarrolla entonces como una de esas de familia amenazada por un intruso, un extraño desequilibrado que saca de sus casillas a la pareja protagonista, especialmente al pobre Craig, que está hasta los mismísimos. Pero aquí el propósito del loco es un poco diferente a los habituales, le mueve otra cosa más volátil. La película se convierte en una reflexión sobre el amor. Como suena.

Y funciona.

Sorprende porque el director Roger Michell maneja en todo momento con maestría la historia, utiliza una cámara arriesgada que siempre busca el encuadre original y saca partido de un gran reparto. Sorprendente y convincente.


Joe Rose (Daniel Craig) ha preparado una tarde de picnic muy especial para su novia Claire (Samantha Morton). Ha comprado vino, un anillo... está a punto de declararse. Pero de repente un globo aerostático aparece por el cielo con un niño atrapado en la cesta. Joe y otros tres hombres instintivamente acuden a ayudarle pero en su intento por salvar al chaval y bajar el globo al suelo uno de los hombres muere de una forma totalmente imprevisible. Joe vuelve a su vida pero no puede dejar de pensar en el accidente. Un día recibe una llamada de Jed Parry (Rhys Ifans) una de las personas que estaban allí aquel día expresándole la necesidad de verle.

No hay comentarios: