sábado, 23 de septiembre de 2006

SALVADOR Puig Antich

Hace unos artículos decíamos que Alatriste era, a mi parecer, una peli para sentirse orgulloso del cine español. Pasa lo mismo con Salvador una película necesaria por lo que tiene de recuerdo de una época dramática e impensable y por su valor cinematográfico.

No estamos ante una de esas obras que el cine catalán "més nostrat" nos ha ofrecido en otras ocasiones, ladrillos imposibles de digerir. Además Huerga huye del provincianismo y usa de manera admirable el bilingüismo, algo que es realmente lo que pasa en la Cataluña pasada y presente.

Salvador es una peli de hoy, una peli sobre la historia de un joven que decidió hacer algo contra una sociedad restrictiva y un régimen fascista agonizante. Es su historia y la de otros muchos jóvenes que en aquella España de mierda decidieron que era suficiente.




Conocemos el final. Pocas veces la rebelde utopía triunfa.

La peli tiene tres partes. Una primera que me recuerda al cine de atracos, otra que se centra un poco más en el proceso y la última que lleva al asesinato de estado. En todo momento Manuel Huerga articula la peli a partir de un montaje moderno, dando pie a las diferentes voces que narran el relato de manera original y poética.
En alguna entrevista le he oído decir que todo lo que vemos pasó en realidad pero que usó esa realidad dramatizándola para que funcionara como peli. Eso se nota a veces pero hace que la peli realmente funcione como espectáculo.

Salvador tiene también un reparto en estado de gracia, empezando y acabando en ese inmenso Daniel Brühl y pasando por todo un equipo de actores magnífico. Lo de Brühl es realmente de premio.

Es una peli necesaria porque muchos no conocemos la historia, porque solo podemos entrever a través de sus imágenes lo que fue esa época oscura que algunos políticos y adlateres de mierda quieren negar, una sociedad de mediocres, de restricciones absurdas, de terror de estado. También una época de cambio, de descubrimientos, de ánsias de cambio y libertad.




Por todo ello, Salvador me parece una película de obligada visión.

No hay comentarios: