miércoles, 11 de octubre de 2006

Sitges, 11 de octubre

Para quien esto escribe, hemos visto hoy la mejor película del Festival hasta la fecha. Y curiosamente no está en la sección oficial sino como Premiere: La Fuente de la vida (The Fountain) de Darren Aronofsky.

The Fountain es una historia fantástica acerca de la fuente de la eterna juventud visualmente poderosa y bellísima. Tiene sus momentos difíciles de comprender pero aún así la peli se disfruta igual.



Desde la España del siglo XVI hasta el profundo espacio del futuro siglo XXVI, el héroe de este film intentará encontrar el árbol de la vida, la entidad legendaria que otorga la vida eterna a aquellos que beben su savia, para intentar salvar la vida de su esposa enferma de cáncer.

Excelente película, emotiva, imaginativa, magníficamente interpretada por Hugh Jackman y Rachel Weisz.



En la rueda de prensa posterior, Aronofsky se ha revelado como un tipo normal, simpático e inteligente. Ha rebatido a los periodistas listillos que dicen que en The Fountain se ha desmarcado de su cine habitual: sus pelis no pertenecen a ningún género.

Ha criticado como la prensa de Venecia dijo que la peli fue mal recibida cuando en el pase de prensa hubo diversidad de opiniones. En Sitges también hemos visto a cincuenta por ciento aplausos y silbidos (aunque hay algunos que lo silban todo)

El director reveló que la primera pareja protagonista era Brad Pitt y Cate Blanchett; que reconstruyó el guión para que fuera más barato de rodar; que su peli es como un poema (cierto); y que está abierta a diversas interpretaciones según la espiritualidad de cada uno.

Para concluir la excelente impresión causada por el director de Pi y Requiem por un sueño, se ha tirado el hombre como quince minutos firmando autógrafos a la salida de la sala y conversando tranquilamente con todo el que se le acercaba. Un tipo magnífico.

Después de esta gran peli, el churro: Moscow Zero. Luna rueda una historia de terror aburrida. Todo el rato ves a unos tíos por unos subterráneos para arriba y para abajo. Una lata.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Como nos quedamos sin entradas para The Fountein, vimos Moscow Zero. Totalmente de acuerdo contigo en que es un churro de peli, sosa y aburrida. Suerte que antes vimos la coreana Time que fue un acierto.