miércoles, 1 de noviembre de 2006

Copying Beethoven

Las pelis dedicadas a genios, sean de la música, de la literatura o de lo que sea, suelen ser todas parecidas. Parece ser que no se puede ser alguien extraordinario sin que se esté un poco (o bastante) loco.

Copying Beethoven no es una excepción. Ed Harris se explaya a gusto haciendo el número de sordo con mala leche pero dotado de un talento inmenso. Viendo la peli me recordó un poco a otro Beethoven de Cine, Gary Oldman en Amor Inmortal.

Personalmente prefiero este tipo de pelis cuando explican cómo llegaron a crear sus grandes obras o qué querían hacernos sentir con las mismas, más que que me cuenten la vida del personaje, si se duchaba mucho o si tenía mal aliento.




La peli es más de lo último que de lo primero mostrando la relación del genio con una joven copista que sueña con ser compositora. Dejando de lado a veces una realización inadecuada por abrupta, lo mejor de la peli es para mi Diane Kruger y dos momentos: cuando el Maestro estrena la sinfonía que contiene el famoso Himno a la Alegría (magistral y emotiva su recreación) y el final cuando Beethoven presenta su coro angelical.

No hay comentarios: