domingo, 5 de noviembre de 2006

GAL

Hemos visto últimamente pelis que muestran nuestra historia reciente que funcionan como película y como documento de una época.

Ante ellas, esta GAL aparece excesivamente maniquea, falsa y torpemente realizada e interpretada.

Hace años, el extinto Diario 16 (ahora El Mundo) sacó a la luz a los supuestos responsables del terrorismo de Estado conocido como los GAL, mercenarios reclutados para la lucha sucia contra ETA. Como resultado de eso, la cúpula de Interior acabó en prisión con diversos cargos y se tuvo la sensación que podían haber rodado más cabezas (la X que se atribuye al expresidente González)

Esta historia, que con rigor y un poquito de objetividad podría resultar apasionante, se convierte en la peli actual en una caricatura donde el gobierno es poco menos que el Demonio encarnado. Todo me huele a falso, a mal resuelto, empenzando por esa decisión de no nombrar a los personajes con sus nombres reales (¿os imagináis Nixon llamando al presidente Smith?)

Hay secuencias lamentables (tiroteos a lo Equipo A, fallo que ya estaba en Lobo, del mismo director) y una historia tópica, la de los periodistas.

Y está Jordi Mollà en plan Camilo José Cela que no ayuda tampoco mucho.

No hay comentarios: