viernes, 17 de noviembre de 2006

Los fantasmas de Goya

Los fantasmas de Goya huele a peli antigua, a peli que hemos visto mil veces y que chirría casi a cada momento.

Es un ejemplo de cine con medios técnicos incuestionables pero que carece de alma o de un conflicto dramático que interese o conmueva al público. Y no ayuda nada que todos los protagonistas hablen en inglés y el populacho hable español de Valladolid.

Javier Bardem es como un político de hoy en día: tan pronto es inquisidor como afrancesado. En un mal trance se cruza en su vida una joven de buena familia y su vida sufre un profundo cambio. Goya intercede por la joven y se convierte en testigo de la convulsa historia de aquella España.

La peli simplemente se deja ver. Es ligeramente aburrida y los actores no acaban de convencer demasiado (a Bardem le encuentro muy afectado, Natalie Portman lleva su personaje como puede y Stellan Skarsgard es un Goya poco creíble) y termina convirtiéndose en un folletín sin objetivo definido.


Lo único que muestra claramente son los vaivenes de la Historia y como en un momento dado el pueblo gritó aquello de “vivan las cadenas” ante la llegada del inglés.

2 comentarios:

Mangarran dijo...

La verdad es que viendo el trailer, y aunque salga la Portman, se quitan las ganas de verla.
saludos

josemi dijo...

Jejeje buen oido, un amigo vallisoletano sale de extra.

Por cierto, no me acuerdo donde me dijo que fue el rodaje. Creo que cerca de Madrid, por Segovia o algo asi.