lunes, 11 de diciembre de 2006

Muerto el Perro...

Lo que no pudo juzgar la Justicia de los hombres espero que lo haga ese Infierno en el que algunos creen.
O que las víctimas inocentes que el asesino dictador Augusto Pinochet se cobren su justa venganza en el otro Mundo.

Asisto atónito a otro dictador que se muere en una cama de hospital, no de un balazo en la cabeza o pudriéndose en una cárcel inmunda.

Asisto con cierta familiaridad a esas imágenes de fascistas de mierda rindiendo tributo al asesino frente a su tumba.

Asisto con estupor a la decisión del gobierno chileno de rendirle un funeral militar "por el bien del país". A los perros tendrían que tirar sus despojos.

Asisto contento de ver como un tipejo así ha abandonado el mundo, un mundo en el que nunca debería haber existido ni él ni los Franco, Videla, Hitler, Stalin...

Que no descanse en Paz.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

si tu padre ubiera sido Pinochet apesar de lo malo ¿ no te agradaria que descansara en paz?

Sr.Cine dijo...

Si mi padre hubiera sido Pinochet tampoco me gustaría que descansara en paz. Si tu padre es un cabrón por mucho que sea tu padre seguirá siendo un cabrón.