domingo, 21 de enero de 2007

Bobby

Más que una película al uso sobre la figura de Robert Kennedy, Bobby presenta una serie de historias que pudieron concurrir en el hotel donde asesinaron al candidato a la presidencia.

Emilio Estévez ha vivido muy de cerca lo que significó Bobby Kennedy para una generación de americanos, gente como su padre, Martin Sheen que también tiene un papel.
Bobby era la última esperanza de otro tipo de hacer política, un hombre con ideas que conectaba con la gente, con los más desfavorecidos; un hombre que buscaba el entendimiento entre las culturas, que apostaba por una salida de Vietnam.

La presencia de Bobby es lo que une las diferentes historias y lo que las culmina, con su llegada al hotel como virtual nuevo presidente de los EEUU y su salida en ambulancia tras ser tiroteado en las cocinas.



Ese día se ven por el hotel un viejo portero y su colega, el director del hotel, su amante y su mujer, una diva venida a menos, su marido, miembros del equipo electoral de Kennedy, un traficante de LSD, los camareros, su jefe, una pareja que se casa para evitar que él vaya a la guerra… Diferentes personajes que el director pincela sin afán de trascendencia pero que engrandecen su excelente plantel de actores.

Creo que ese es su valor, presentar historias sencillas y mostrar un estado de ánimo, el de aquella América ilusionada. La película consigue transmitir a la perfección esa sensación además de descubrirnos a algunos el valor de las ideas de Bobby, una especie de voz en off que puntea las diferentes historias.

Todo ello hace de esta película una propuesta altamente recomendable.

No hay comentarios: