miércoles, 14 de febrero de 2007

Días de Cine

Gracias a El otro lado de la cama se creó un grupo de actores, directores y guionistas que se han convertido en las nuevas caras de la comedia hispana. Días de fútbol fue una de las secuelas de esa unión, película que a un servidor no le gustó.

En Días de cine prácticamente están los mismos, con un omnipresente Alberto San Juan detrás y ante la cámara. En este caso la peli se remonta a los estertores del franquismo para contar cómo un director de teatro afronta su primera película en un rodaje esperpéntico. Conviven en esa época los tipos clásicos del franquismo con los nuevos aires de modernidad y ganas de cambio.

Un debate posterior a la visión de la peli sería si es necesario, tras un año de cine español lleno de propuestas sorprendentes, seguir con la vista puesta en aquella época miserable.

Pero la película resulta desconcertante. Es una de esas mal vendidas como una comedia alocada. A mi me recordó al tono de la excelente e incomprendida Muertos de Risa de Álex de la Iglesia. Se mueve en un terreno difícil de patetismo, drama, y momentos cómicos.

Esa mezcla me sorprendió. Esperaba un churro absoluto y la película me gustó bastante. Entré rápido en su juego, aunque a veces su estructura chirría un poco. Elegir un tono tan difícil como el que tiene la peli es arriesgado, por eso aplaudo la propuesta de David Serrano y su equipo.

No hay comentarios: