domingo, 8 de abril de 2007

El buen pastor

Por mucho que me guste Robert De Niro y Una Historia del Bronx no voy a ser honesto comentando su nuevo trabajo como director.

Dejando de lado el motivo por el que este gran actor ha elegido tan mal a su protagonista, El Buen Pastor es un aburrimiento absoluto. Se nos ha vendido como una peli que muestra los inicios de la CIA pero esto es solo la excusa para hablar de un tipo tan aburrido como el que encarna Matt Damon.

El material realmente prometía pero quién sabe por qué, se nos muestra al hombre que se convirtió en pieza importante de La Agencia más que todo lo que está realizó durante sus comienzos hasta el fracaso de Bahía de Cochinos. Se me antoja que, en manos de un Oliver Stone en plena forma, estaríamos hablando de otra cosa mucho más vistosa a nivel visual y entretenida en su dilatada duración.



Sin embargo, De Niro se encomienda a uno de los actores más planos y antipáticos que he visto nunca, un Matt Damon lamentable que solo gana si se compara con el lumbreras que interpreta a su hijo.

Sus casi tres horas se atragantan mientras uno espera que pase algo de una vez o que de verdad veamos el poder de la CIA o algo que nos despierte. No es así. Se acaba la peli con una sensación de timo y sueño.

De Niro ha tenido buenos maestros. De Coppola hay algo al final, en esa casi familia mafiosa que componen los espías. Pero Coppola tenía a Brando, a Pacino y a De Niro. Y este solo tiene a Damon.

No hay comentarios: