viernes, 25 de mayo de 2007

PIRATAS DEL CARIBE: EN EL FIN DEL MUNDO


¿No es posible hacer una peli de piratas a medio camino entre Master and Commander y la charlotada? No creo que sea tan complicado, La isla de las cabezas cortadas casi lo logra y de lejos tuvo el éxito de esta saga que ya cansa.

Supongo que, en algún momento, los creadores de Piratas del caribe pensaron en hacer una peli de aventuras vomo las de antes, una especie de homenaje al honor de los bucaneros, con sus batallas, su poquito de amor, de traición. Pero las ganas de conseguir dinero hicieron que, lo que era una atracción de Disney se convirtiera en una peli para todos los públicos, por más que aparezcan monstruos diversos.

La tercera parte de la saga es más de lo mismo, desgraciadamente no debo rectificar mi opinión previa a ver la peli. Más de lo mismo con una historia embarullada, que se mueve dando tumbos sin orden ni concierto, que cae en el ridículo más de una vez y que tiene a un Jack Sparrow que sale menos (no aparece hasta casi la hora de peli) pero cansa mucho.

Cierto que tiene momentos destacables, casi cualquier peli por mala que sea los tiene, pero se hace eterna, se eternizan sus diálogos ya vistos y sonrojan algunos chistes típicos de humor amarillo.

A nivel técnico, Hollywood sigue su tendencia de mucho estropicio digital, mucha montonera sintética y peleas confusas. ¿Por qué no me creo ese océano, esos barcos, esa lluvia?



Lo mejor de la función de estas dos horas y cuarenta y cinco minutos me parece Geoffrey Rush como el capitán Barbossa y la presencia de Keira Knightley, más guapa imposible.

No hay comentarios: