sábado, 5 de mayo de 2007

Spider-Man 3

¿Por qué es tan larga? ¿Son necesarias dos horas y media para las chorradas que explica?

Spider-man 3 sigue aquejada del síndrome Hollywood basado en directores/productores que no saben dónde cortar. La película de Sam Raimi es más simple que el mecanismo de un cubo pero aún así se eterniza. De esta forma, a mi juicio, los mejores momentos de la peli quedan diluidos y el espectador mira la hora con demasiada frecuencia.

Hagamos un poco de repaso. Sam Raimi consiguió con las predecesoras unas pelis discretas, que no molestaban demasiado, simpáticas en más de un momento (especialmente con el Peter Parker pardillesco de la primera peli) Otra cosa es que las pelis no direan para más, que los efectos se repitieran o que el Duende Verde fuera ridículo.

En la tercera deciden meter personajes a cascoporro y mostrar el lado malo de Peter Parker (algo que han hecho siempre todas las series de la tele dando lugar a los capítulos más divertidos) Además el protagonista tiene una crisis en su relación con Mary Jane porque, como muchos hombres, no escucha.


Argumentos simples que se combinan con acción atropellada y muy digital que funciona aisladamente (hay una escena con unas grúas de la construcción que funciona) Por el camino personajes desaprovechados (Bryce Dallas Howard) y el cameo de Stan Lee (ya cansa) Lo mejor: Bruce-Posesión Infernal-Campbell que está gracioso y el nacimiento del Hombre de Arena.

No hay comentarios: