domingo, 16 de septiembre de 2007

UN CORAZÓN INVENCIBLE

Afortunadamente, que esté Michael Winterbottom en la dirección de esta película acaba siendo una garantía para que no se convierta en otro de esos irritantes monumentos para que veamos que las actrices guapas también son buenas actrices.

Un corazón invencible evita con inteligencia ser un vehículo de lucimiento para Angelina Jolie y es un documento más del talento del director de Código 46 o Wonderland. Solo en un par de desgarradores secuencias, el director se rinde y ofrece ese momento álgido, para entendernos, ese clip que pasarán en los Oscar. Momentos que, por otro lado, están justificados.

Winterbottom vuelve a Pakistan con su habitual cámara nerviosa, casi documental, involucrando al espectador en la historia hasta el punto de hacer física esa ciudad, sus calles, sus gentes, los ruidos, las luces... Como en otros de sus trabajos, reconocemos esa ciudad en otras del cine de Winterbottom. Y también tenemos en pantalla una nueva historia de amor made in Winterbottom, a través de los flashback que intercala en la acción.


A partir de la historia real, la de un periodista secuestrado y la odisea de su mujer y amigos por rescatarle, el director nos mete en un relato policial alejado de lo típico, con rostros diferentes pero escenarios reconocibles. El personaje de Jolie asiste casi como testigo a la investigación, casi ajena, hasta lo inevitable. Jolies es un poco nuestros ojos, que se pierden entre policías, agentes secretos y periodistas y que se dan cuenta de por qué es tan difícil acabar con este nuevo terrorismo. Hay un momento que un personaje dice que mientras haya tanta pobreza, lo tendrán fácil.

Irreprochable a nivel técnico, la película acaba dando más de lo que presagiaba.

No hay comentarios: