domingo, 28 de octubre de 2007

FRACTURE

Una peli con Anthony Hopkins haciendo un papel de malo inevitablemente nos recordará a su estupendo papel de Hannibal Lecter. En Fracture, la actuación de Hopkins recuerda a su más famoso personaje pero se aparta de él para crear uno nuevo igual de calculador pero menos sanguinario.

Fracture muestra como el sistema legal de EEUU tiene los suficientes resquicios para que lo que parece una condena fácil se convierta en la pesadilla de un joven fiscal. El personaje de Hopkins mata a su mujer cuando descubre que le engaña, confiesa su crimen y va a prisión. Pero antes de esto ya se ha dedicado a plantear una suerte de crimen perfecto por lo que no será un camino de rosas su condena en firme.


La película a priori deparaba un duelo interpretativo entre Hopkins y Ryan Gosling, prometedor actor que descubrimos en El Creyente y Half Nelson. La verdad es que tampoco comparten tantas escenas y en las que coinciden gana el veterano. Si Hopkins está en su línea, le veo a Gosling demasiado gesticulante, algo que hasta ahora no le había afectado.

El rsultado es correcto y se soporta gracias a sus actores pero no creo que pase a la Historia del cine. Es interesante su reflexión sobre las fracturas de la Justicia y sobre cómo a veces puede dejarse una oportunidad muy bien pagada en favor de la defensa de unos ideales.

No hay comentarios: