domingo, 21 de octubre de 2007

LA HUELLA

A veces la suma de los factores no garantiza un producto excelente. A veces tener a dos grandes actores no ofrece la mejor película. A veces un gran director y un premio Nobel no aciertan.

La huella, versión de Kenneth Branagh/ Harold Pinter, con dos grandes del cine, Michael Caine y Jude Law, decepciona. La historia del marido engañado que plantea un juego al límite al amante de su mujer para luego recibir su merecido, no se revela como un afilado juego de ingenios salvo en contadas ocasiones.

El enfrentamiento entre ambos no acaba de funcionar, creo, porque ninguno de los dos ofrece sus mejores trabajos tal vez sabedores que con estar ya vale para que les aplaudamos. Pero por eso mismo debemos exigirles el máximo y esos jueguecitos que se traen entre manos no inquietan, no perturban a un espectador muy habituado a juegos más endemoniados.

Tampoco el director filma su mejor trabajo. Se esfuerza en obtener angulaciones imposibles de la cámara pero no consigue más que distraer al público.

Una pena.

2 comentarios:

José Miguel dijo...

Otra vez me tengo que quejar de lo mismo ¿estamos condenados a ver una y otra vez lo mismo?
¿es posible ver una pelicula que no sea un remake?
¿o una secuela?
¿o una precuela?
¿o en una serie de los 70?
¿o basada en un comic?
¿o basada en un videojuego?
¿o en una atraccion de feria?
¿o basada en una novela de Stephen King?
¿o de Tom Clancy?
¿o en Jarri Poter?
¿o en una novela que similar a Jarri Poter?
¿o en una novela similar al ñor de los anillos?
¿o en un relato corto de Dick?
¿o en una novela que se ha vendido bien el ultimo mes?
¿o en una combinacion de todo lo anterior?

rrey dijo...

La respuesta es NO en un 99% del cine que nos llega :-). Pero creo que es injusto criticar que se adapten novelas o comics, o series o se hagan remakes. Lo que hay que criticar es que se haga mal... y que se atrevan a hacer remakes de obras maestras del cine o de clásicos venerados con la única excusa de poner actores modernos, color y sonido dolby churroun... para llevarselo crudo sin más.

El verdadero problema del cine es que lleva 30 años en crisis existencial... el modelo industrial (las pelis se hacen en serie y atendiendo a criterios de mercado), las grandes corporaciones que poseen los estudios, todo está en contra del criterio artístico y así pasa lo que pasa, que hacen cosas como Stealth en la que se gastan 130 millones de dolares y luego no la ve ni el tato por lo mala que es.

Sigue existiendo buen cine, pero en su mayoria apartado de los circuitos comerciales y nos llega en cuentagotas a las salas (en ciudades de provincias nos olvidamos de verlas) o en dvd... en fin, ¡que vivan la tele por cable y el dvd! (e internete para cuando todo lo demás falla), porque sin eso no se podria ver (casi) nada decente en los cines o en la tele en abierto generalista.