lunes, 8 de octubre de 2007

Sitges 2007, día 5

Esta mañana hemos visto dos pelis que en un principio hemos visto ya mil y pico veces pero que afortunadamente tienen algo que las hace diferentes.

Los Cairn, una respetable y acomodada familia de Nueva York , son la viva estampa del éxito. El padre trabaja en Wall Street, la madre acaba de dar a luz un segundo retoño y su primer hijo, Joshua, es un superdotado y un prodigio con el piano. La llegada del nuevo miembro va a crear sin embargo cierta confusión.
Este es el argumento de Joshua, una interesante e intrigante peli que no sabes bien si es un drama sobre la desintegración de una familia o una peli de terror con niño malo maloso. La sobriedad de su puesta en escena y el ritmo in crescendo la hacen francamente recomendable así como el buen trabajo del reparto.

La otra peli va de asesino en serie, ¡otra vez! Rollo Seven y demás, ya sabéis: ambientes sucios, crímenes retorcedidos, un poli veterano de vuelta de todo, una poli novatilla... Lo se siempre, vamos.
Pues no.
WAZ (en realidad, w-delta-z) es el inicio de la ecuación Price, una fórmula que un asesino en serie ha decidido desmentir con un juego macabro que pone a sus víctimas entre la espada y la pared: o mueren con mucho sufrimiento o terminan con la vida de un ser querido. La novedad, que no destriparé, es la motivación del asesino y la resolución del caso. Por lo demás, la peli es correcta.

Y mañana, la versión sacacuartos de Blade Runner en copia digital y pantalla grande.

No hay comentarios: