viernes, 23 de noviembre de 2007

BEOWULF

El cine digital sigue estando lejos de sustituir al convencional en lo que a emociones se refiere. El actor renderizado no tiene nada que hacer frente al de carne y hueso. Es más, hay más emoción en cualquier personaje animado de Pixar que en algunas de estas pelis que utilizan actores reales para luego digitalizarlos.

Beowulf recupera al Robert Zemeckis de Polar Express (por cierto, más emocionante que esta) y nos ofrece un relato de aventuras basado en un poema épico. Guerreros y monstruos se las ven en una historia de ambición, heroismo y otros placeres. La película no se aparta demasiado del esquema predefinido de estas pelis de espada y brujería.


A nivel visual es donde la película funciona, aunque a mi me sigan pareciendo un poco gañanes algunos gestos y movimientos. La espectacularidad de los movimientos de cámara y escenas de acción merecen destacarse. No tanto los golpes de efecto que solo tienen como objetivo su disfrute en 3-D. Si ves la peli en un cine normal molestan un poco. Los detalles de piel o pelo humano son dignos de ver.

Otra cosa es lo que transmite la peli. Es de una belleza gélida, los personajes son planos planos y es difícil empatizar con ellos por mucho famoso que haya detrás. El ritmo tampoco lo encuentro adecuado pues hay algún bache idoneo para echar un sueñecito.


Podría resumir el comentario en que Beowulf es espectacular pero fría, vistosa pero falta de alma, épica y aburrida.

No hay comentarios: