sábado, 3 de noviembre de 2007

EL ASESINATO DE JESSE JAMES POR EL COBARDE ROBERT FORD

Siempre hay que ir mínimamente informado al cine si no queremos llevarnos una respuesta. Por eso, advierto, esta peli no es para fans de Brad Pitt (al menos no para las menos esforzadas) ni para los amantes del western hiperactivo que pueden echar alguna que otra cabezadita.

Estamos ante una peli que tiene su ritmo (lento) y que requiere que el público sepa qué va a ver y entre en la historia. El asesinato... tiene una imagen peculiar, una atmósfera propia, como de ensoñación o de leyenda desdibujada y melancólica, y una duración excesiva. Si hubiera recortado un poquito más el resultado habría sido más intenso.

Dicho esto, me parece una buena película, con algún momento excelente y con algún que otro más moroso y poco interesante. Nos muestra como la fama es objeto de envidia y como esta fama puede ser esquiva a pesar de todo. La trama arranca con el último robo de la banda de Jesse James y culmina con el final de la historia de Robert Ford. Entre estos dos sucesos asistimos a la exploración del envidioso, un notable, a ratos inquietante, a ratos patético Casey Affleck y el envidiado, Brad Pitt más consciente de que hace la interpretación de su vida (aunque tampoco sea para tanto)


Como en otras películas dedicadas a figuras históricas, encuentro que se hable o se nos cuenta poco del protagonista a pesar de que hay metraje para ello. Queda un poco desdibujado.

Lo mejor acaba siendo su imagen, la música de Nick Cave y Casey Affleck.

No hay comentarios: