lunes, 12 de noviembre de 2007

LEONES POR CORDEROS

Desde siempre se ha tenido por cierto que las guerras las luchan los verdaderos héroes mandados por los mediocres. Esto puede estrapolarse a la guerra, la política, la vida en general.

De esto habla la última peli de Robert Redford, de muchas cosas, tal vez demasiadas para mi gusto. A través de tres historias habla del papel de EEUU en la guerra de Irak, esa guerra total contra el eje del mal; habla del pasotismo general de la sociedad; habla del poco rigor de los medios de comunicación; habla también de la gente que aún cree que el mundo puede cambiarse.


Tres historias, pocos actores y solo un gran despliegue técnico en las secuencias de los soldados. Redford apuesta por el enfrentamiento dialéctico de sus protagonistas, por el debate de ideas lanzadas como puñales, una detrás de otra, la siguiente más afilada que la anterior; un ritmo que obliga al espectador a estar atento, a cuestionarse sus propios principios y creencias.

Es una peli de tesis, pero no está tan claro qué tesis defiende. Quiero decir que es evidente lo que Redford defiende pero no cae en el exceso de mostrar a "los malos" como demonios sin escrúpulos sino como alguien que verdaderamente cree en lo que hace, en lo que dice, o como alguien obligado por las circunstancias. Todos hemos claudicado alguna que otra vez. Todos podemos saber qué es eso.

A mi juicio expone verdades como puños y, salvo algún pasaje que yo hubiera enfocado de otra manera, el resultado es bueno. Contribuye también a ello junto a la bondad del guión el trabajo del reparto, todos bien en su papel.

7 comentarios:

rrey dijo...

¿Tiene algun parecido a Syriana? Porque realmente la estructura de contar varias historias con varios personajes en diferentes situacions para contar distintos enfoques de la misma historia tratando algo muy parecido a lo que se trata en Leones por corderos... pero sin decir "irak" :)

Sr.Cine dijo...

Más allá de mezclar las historias, no tiene parecido con Syriana.

Aquellas eran unas tramas más complicadas; estas son más sencillas, al menos en apariencia.

Jesus Cortes - Cafeymas.blogspot.com dijo...

A mi al salir del cine, me gustó la sensación de verme obligado a pensar, pero es cierto que me costó hasta cierto punto empatizar con la causa. Es decir. Sin ser americano, veo difícil identificar el sentimiento general al pasar por delante del cementerio con los soldados caídos en el frente, junto a la casa blanca; o por ejemplo, verme identificado con los universitarios y sus fraternidades.
Me dio la impresión de que era una película con temas muy generales, comunes a toda la sociedad, pero muy muy centrada en la sociedad americana.

Fuera del aspecto ideológico, la actuación de todos los actores es muy buena, muy naturales, incluso Tom Cruise, que sólo sabe actuar con dos caras distintas (enfadado y contento ;) ), sale muy creíble en su papel de congresista :)

Jesús, de 00podcast y cafeymas

Sr.Cine dijo...

Yo creo que Tom Cruise sí es buen actor... Lo que pasa es que tiene un circo a su alrededor que a veces le perjudica.

José Miguel dijo...

La propaganda en el cine de forma similar a los principios homeopaticos: cuanta menos propaganda metas en una pelicula, mas efectiva será como propaganda (y como pelicula)

Sr.Cine dijo...

Eso de la propaganda es verdad.

rrey dijo...

Osea, que es más una peli "politica" que un thriller. Pues es curioso pero conozco a mucha gente que llamó a Syriana "pelicula manipuladora"... y supongo que esta no se escapará de esa critica.