sábado, 17 de noviembre de 2007

MICHAEL CLAYTON

George Clooney sigue su propósito de compaginar los papeles taquilleros con otros más comprometidos o de más calado dramático.

En Michael Clayton se une al director debutante que era guionista de El caso Bourne para encarnar a un tipo sin demasiados escrúpulos, un basurero encargado de arreglar los trapos sucios de grandes corporaciones o de clientes con mucho dinero. Es un abogado que parece un policía o un policía que parece un abogado.
En la película, se enfrenta al caso de un jefazo de un bufete de abogados que tiene un súbito ataque de buena conciencia que puede dar al traste con un caso que les reportará suculentos honorarios.


Habla del poder del dinero, de lo que se hace para mantener una posición, para conseguir más dinero, para salir de apuros peligrosos. No cuenta nada nuevo y a mi juicio esto no es malo pero sí que la peli esté mal contada y sea innecesariamente confusa. La escena inicial, por ejemplo, está mejor contada al final. No viene a cuento enredar al espectador con una historia en apariencia sencilla.

A mi me costó entrar en la película y no me interesó demasiado más allá del buen trabajo de los actores. Creo que le falta alma, un poquito de sorpresa y ritmo.

1 comentario:

rrey dijo...

Joder, pues tenia ganas de ver esta peli y tal como la pintas parece que sea aburridilla.