martes, 4 de diciembre de 2007

Se publica la novela Azuloscurocasinegro

El guionista y director Daniel Sánchez Arévalo publica 'Treinta y uno de junio de mil novecientos noventa y tres' (Alfaguara), la novela que fue el germen de la película 'Azuloscurocasinegro', y en la que "purga" al personaje que desarrolló de forma "más luminosa y optimista" en su aclamada ópera prima.

Con su primer largometraje Sánchez Arévalo (Madrid, 1970) obtuvo tres Goyas (entre ellos el premio a la Mejor Dirección Novel) y más de 30 premios internacionales, gracias a una "pequeña historia de gente corriente" que en su origen fue un proyecto de novela, según explica el cineasta.

"Como escritor, encontré la frustración de no poder llegar al público, y decidí inspirar en ella el guión de mi primer largo", afirma Sánchez Arévalo, quien asegura que necesitaba "dar salida" a su historia, rechazada por las editoriales pese a obtener siempre una "respuesta inicial positiva".


Sánchez Arévalo, que también ha publicado 'La maleta de Ignacio Karaoke' (El Barco de Vapor), explica que escribió 'Treinta y uno de junio de mil novecientos noventa y tres (un día que no existe de un año en el que no pasó nada)' en 2000, y que gracias al éxito de su película, tuvo la oportunidad de revisar la novela y editarla.

Aunque el punto de partida del libro y de la película es el mismo —la vida de un joven hijo de portero, licenciado en empresariales y obsesionado con comprarse un traje azul oscuro—, ambas historias "tienen poco que ver" en su posterior desarrollo, según Sánchez Arévalo.

"La novela es bastante más oscura, caótica y obsesiva", afirma el autor, que añade que ésta le sirvió "para purgar al personaje y poder sacar algo más luminoso y optimista, como es la película".

El viaje de Pedro (protagonista del libro) es "hacia la oscuridad", y el de Jorge (protagonista de la película) es "hacia la luz". Si el color de la película es "azul oscuro casi negro", el de la novela es "negro, casi negro negrísimo", dice el cineasta, que añade que ésta también tiene mucho humor, "quizás más crudo que el de la película".

Antes que escritor, Sánchez Arévalo se considera "guionista y director", y afirma que en su prosa aplica "una mirada muy cinematográfica", con la concisión y la agilidad necesarias para un guión.

Actualmente prepara su segundo largo, que empezará a rodar en Santander en 2008 y que, según ha avanzado, será una "película coral, bastante más arriesgada y complicada, aunque seguirá en la misma línea de historia urbana sobre gente de aquí y ahora".

No hay comentarios: