domingo, 3 de febrero de 2008

CLOVERFIELD


Es tan bueno JJ Abrams ideando campañas publicitarias para sus productos, creando falsos documentales, noticiarios y demás, que la expectativa a veces puede ser excesiva y, una vez visto el producto final, salir en parte decepcionado.

Cloverfield es una muy buena película, una peli de monstruos donde lo que menos importa es el bicho, una historia de amor y amistad, de acompañar a tus amigos hasta el desastre aunque te pise los talones una bestia inimaginable. Aunque es muy buena lamento decir que no me parece una obra magna como se intuía. Otra cosa es que sus creadores tampoco lo buscaran. Abrams se ha hartado de decir que quería hacer un Godzilla americano, o sea, peli de entretenimiento, un poco de susto y espectacularidad. Poco más. Y eso está en Cloverfield con brillantez.

Lo que ocurre es que la peli se hace muy corta. Tanta espera y nuestra sed no queda saciada en su casi hora y media. Pero es evidente que a sus creadores no les importa tanto el monstruo (que, por otro lado, impresiona) como los personajes. Es ahí donde productor y director se encuentran, en el lado Felicity de Cloverfield, en las relaciones entre la gente de treinta y pocos. La primera parte de la peli nos presenta a estos personajes y vemos por dónde van los tiros en sus relaciones. La llegada del monstruo no hace más que acrecentar esos sentimientos. Las pelis de terror que nos llegan son aquellas que tienen a personajes que interesan y no a simples candidatos a cadáveres.


Cloverfield es una historia de amor en la catástrofe. Recordemos que fueron palabras de amor lo último que se dijeron muchas víctimas del 11 S. No es gratuito el comentario. Hay un personaje que en medio del caos se pregunta si será otro atentado terrorista. Es evidente que el miedo es ese monstruo que los terroristas despertaron en EEUU y no solo allí.

Se ha comentado mucho la técnica narrativa de la peli, cámara en mano de uno de los protas. Efectivamente recuerda a REC y el hecho de ver antes la española es un punto a su favor porque Cloverfield puede sonarnos a ya visto. Pero, atención, me creo más las reacciones de los personajes de Cloverfield que las de los de REC. Y sus personajes me interesan más. Recordará también a La Guerra de los Mundos, por ese enemigo implacable que no se sabe de dónde viene ni por qué.

Espero con ganas la próxima. Agotada la sorpresa, ¿qué se inventará Abrams para colarnos la continuación?
P.D. No os perdáis el tema final de Michael Giacchino que suena en los creditos finales. Magnífico. Al ver la peli hoy casi todo el público se ha quedado en la sala escuchándolo.

No hay comentarios: