domingo, 10 de febrero de 2008

CONOCIENDO A JANE AUSTEN

Menos mal que aún nos queda el cine para restañar las heridas del alma. Me refiero a esas películas "bonitas" que nos muestran que otro mundo es posible y que, en cuanto a las relaciones humanas/amorosas, no todo está perdido. La pena es que, como ya he escrito anteriormente, cuando se acaba la proyección volvemos a la triste realidad.

Ya tenéis uno de los valores que he visto en Conociendo a Jane Austen, la historia de un grupo variopinto de mujeres y algún que otro hombre que, al tiempo que debaten sobre la obra de Austen, intentan salir adelante con esa cosa llamada amor.
Y es que los clásicos no lo son porque algún profesor pesado nos diga que lo son sino porque lo que en su día escribieron esos nombres que suenan a enciclopedia y examen es tan vigente hoy en día como antaño. Es curioso como la peli comienza mostrándonos el mundo en que nos movemos, lleno de prisas y tecnología absurda. Toda esa maquinaría no nos hace tan diferentes de los personajes de Austen: amamos, sufrimos, envidiamos, de forma similar.

Otro de los valores de la peli es que es una peli para mujeres. Sí, me habéis leído bien. Un aplauso por ese género que no existe pero que tan buenos resultados da. Francamente, prefiero pelis como estas de y para mujeres que cosas viriles como Rambo. Que se lo queden ellos.


Quien busque la peli de su vida o la historia redonda no la encontrará. Sí en cambio una sencilla historia bien contada e interpretada (por cierto, qué guapas están María Bello y Emily Blunt), emotiva, divertida, pelín dramática (poquito) a la que sobra tal vez un poco de buen rollismo.

No hay comentarios: