sábado, 23 de febrero de 2008

LA GUERRA DE CHARLIE WILSON

Que la política es un cachondeo es algo que sabemos desde hace tiempo. Pero esto no quita para que nos sorprendamos al descubrir cómo llegan a gestarse algunos acontecimientos que consiguen cambiar la Historia, no siempre para bien.

La guerra de Charlie Wilson es la historia de un congresista del montón, mujeriego, bebedor, con una serie de secretarias espectaculares, pero que controla una parte de los fondos reservados. A petición de una rica mujer se implica en la guerra de Afganistán contra los rusos llegando a conseguir una importante suma de dinero destinada a armar a los guerrilleros. Gracias a favores y conversaciones amistosas, Wilson consiguió 100 millones de dólares y unir a pueblos enfrentados como los israelíes, árabes y paquistaníes.

La película viene firmada por el guionista de El ala oeste de la Casa Blanca y dirigida por el mismo de Primary Colors (que ya tenía tema político de por medio y que no me gustó nada) Tiene ese argumento de intrigas políticas de estar por casa, favores a cambio de quién sabe qué, agentes de la CIA rebotados, como lo más interesante. Pero el desarrollo es bastante rutinario y salvo en momentos aislados (el encuentro con el golpista presidente de Pakistán) no consigue brillar. Solo hacia el final se hace más interesante, cuando muestra las consecuencias de los actos de Wilson y compañía, y es cuando se acaba. Hasta entonces el tono es bastante patriotero.

Lo mejor acaba siendo Philip Seymour Hoffman y el esfuerzo de Tom Hanks. El papel de Julia Roberts es tan decorativo que no merece comentario.


Hoffman le dice a Hanks: tú estás gordo, yo con una pinta horrible, pero ¡qué buenos somos! ¡Qué se entere Daniel Day Lewis!

2 comentarios:

rrey dijo...

Pues a mi Primary Colors me gustó mucho, porque mostraba por un lado la "política americana" en estado puro y por otro contaba una historia bastante interesante. Que si, que acababa con moralina pero creo que era hasta adecuada porque la intención de la peli era mostrar hasta que bajo se puede llegar en politica por ganar.

Sr.Cine dijo...

A mi me aburrió bastante y Travolta me daba bastante rabia.