domingo, 9 de marzo de 2008

COMETAS EN EL CIELO

Las buenas películas no dejan indiferente al espectador. Es más, la que te deja indiferente ha fracasado en sus objetivos, sea entretenerte, hacerte reír o emocionarte.

Cometas en el cielo pertenece a la categoría del cine que emociona, de aquel que te atrapa desde el primer momento con su historia y sus personajes, de aquel que te hace un nudo en la garganta media docena de veces. Es gran cine porque cuenta historias humanas que, salvando las distancias, podemos reconocer y comprender.

La película sigue a dos niños afganos en sus juegos infantiles en Kabul haciendo volar cometas. Uno de ellos es de una considerada clase inferior, como bien recuerdan los integristas (luego talibanes) de turno. Un hecho dramático, una doble cobardía, les acaba separando y uno de los niños escapa del país con su padre cuando los rusos invaden su patria. Años después, este niño ya hombre escribe un libro sobre lo ocurrido, sobre algo que nunca olvidó.


Como en Expiación, de nuevo un error de juventud, la cobardía que todos hemos tenido en alguna ocasión, provoca el drama, el remordimiento y finalmente la redención. Marc Foster nos ofrece esta historia de amistad, cobardía y honor (¡qué grande y valiente ese padre!) al mismo tiempo que nos cuenta la historia reciente de Afganistán. Desde esos días felices en que las cometas se disputaban el cielo a la intolerancia y la barbarie de los talibanes.

Y lo hace con actores que nos suenan pero no deslumbran pero que son grandes porque nos hacen sufrir con ellos, avergonzarnos con ellos, sentirnos héroes como ellos, llorar con ellos.

Eso es lo más grande que puede hacer el cine. Ver en sus personajes reflejos de nosotros mismos y servirnos como aviso. ¿No podríamos arreglar las cosas antes de que sea demasiado tarde?

2 comentarios:

Josemi dijo...

Esta peli se estrena doblada o subtitulada??

Sr.Cine dijo...

En las dos versiones.