domingo, 11 de mayo de 2008

DUEÑOS DE LA CALLE


Muchos policías se creen los reyes de la calle, no solo en EEUU, como las noticias de los acusados de Coslada nos muestran hoy mismo. La corrupción policial es otro de esos temas recurrentes para el cine en general y James Ellroy en particular.

El autor de LA Condifential firma el guión de Dueños de la calle, aplicado pero confuso ejercicio que muestra lo necesario o no de la figura del poli loco metido a vengador con causa y que se salta la ley cuando le viene en gana. La película cuenta con un reparto interesante pero salvo Hugh Laurie no tienen demasiado lucimiento o no saben aprovechar su momento, empezando por un apático K. Reeves.

El peor problema de la peli es su confusión. Uno no acaba de saber muy bien qué demonios hace ese grupo de policías que lidera Whitaker ni por qué todo acaba como acaba.

Por el medio, violencia directa y toques de realismo que intentan meter al espectador en una historia tan típica como embarullada y que carece de gancho.

No hay comentarios: