jueves, 26 de junio de 2008

MARGOT Y LA BODA


Margot y la boda es una de esas películas tan irritantes como innecesarias, que parecen únicamente pensadas para que sus protagonistas se luzcan (o pretendan hacerlo)

Es irritante porque no va a ningún sitio, porque no interesa nada de lo que digan, hagan o piensen sus personajes, porque está plagada de escenas y diálogos sin sentido y porque está repleta de los peores tópicos del mal llamado cine independiente.

Es innecesaria porque películas que cuentan las miserias de la familia americana y por extensión de las familias de todo el mundo hay muchas y mejores, que sí emocionan o conmueven, que nos hacen identificarnos con los protagonistas, que están infinitamente mejor rodadas e interpretadas.

Da igual que Nicole Kidman esté más perdida que en Dogville o que Jack Black esté simplemente patético en su intento de hacer un papel dramático (atención a cuando llora: lamentable) Lo pero de la peli es que no sabe qué contar ni cómo contarlo. O sí lo sabe y no lo han hecho mejor porque no saben más.

No hay comentarios: