viernes, 22 de agosto de 2008

VENGANZA


Liam Neeson es un agente de la CIA retirado que vive separado y que envidia el cariño de su hija adolescente. Ella quiere vivir la vida loca en París y se va con una amiga, a pesar de que su padre sabe que el mundo es muy peligroso, con tan mala suerte que es secuestrada.
Pero los secuestradores no saben lo que han hecho porque Neeson removerá cielo y tierra para encontrarla antes de que sea demasiado tarde.

Este es el punto de partida de la peli sorpresa del verano. Sorpresa por su recaudación, insólita en un verano de títulos rompe taquillas, sin apenas estrellas, sin director de renombre, sin mucha publicidad... Supongo que su éxito se debe a la buena aceptación del público ante un héroe con causa.

La verdad es que no reparé en esta peli hasta ver su éxito. Y después de verla no puedo más que recomendarla. Se trata de un eficaz thriller con buenas escenas de acción, un poco de denuncia y un actor carismático y efectivo.

En algún comentario anterior he destacado como el cine de acción se engrandece con la presencia de buenos actores con papeles con un poco de chicha. El caso de este peli es claro. Podía ser una peli vulgar y Neeson consigue que nos pongamos de su lado desde el primer minuto y disfrutemos de su aventura o suframos por su pena. Para entendernos, su personaje es un Jack Bauer maduro, capaz de todo por su país o, en este caso, por su hija (de hecho la peli transcurre en pocas horas, un poco a lo 24)

Es tremendamente entretenida y, a pesar de cierto barullo en la acción, las escenas cumplen y están bien.

El tema denuncia está presente en forma del negocio de trata de blancas. Da miedo ver cómo esto se organiza a nivel más bajo y cómo se mueve en las altas esferas. Da miedo ver lo poco qué vale una persona en según que manos.


Por cierto, el personaje no se venga de nada. El título original, Taken, es más acertado. Al prota le quitan algo muy querido y se mata por recuperarlo.

No hay comentarios: