sábado, 6 de septiembre de 2008

CHE. EL ARGENTINO


Che es la última muestra de como un director sobrevalorado puede salir airoso gracias a la entrega de sus actores. Es evidente que Benicio Del Toro hace el papel de su vida pero no olvidemos que este actor ya nos ha brindado algún extraordinario papel.

Pero la dimensión mítica del Che Guevara, cómo el actor se transforma en el personaje, como nos acerca al hombre detrás de la leyenda, sin duda es destacable. Como también lo son algunos pasajes interesantes de la película, las reflexiones del Che, su día a día con la guerrillas, su discurso en la ONU; momentos que consiguen sacarnos del casi aburrimiento que domina buena parte de la cinta.

Soderbergh estructura su historia a partir de una entrevista a Guevara en NY, a la visita de este a EEUU y a su aventura revolucionaria que acaba en Santa Clara mientras Fidel Castro toma La Habana derrocando al régimen de Batista.

Desde un primer contacto, la peli muestra la relación entre los líderes de la guerrilla, Castro y Guevara pero sobre todo cómo el Che afronta la lucha diaria en la selva y cómo entiende el movimiento revolucionario. Los puntos más oscuros del personaje no se muestran mucho en la historia y en general toda la narración es bastante distante.

La falta de intensidad de la cinta es lo que hace que al cabo de un rato el espectador pueda aburrirse un poco pero lo cierto es que, como decía, alguna reflexión le hace a uno pensar y cuando acaba la peli uno tiene ganas de más. Habrá que ver si se estrena la otra peli que complementa a esta.

No hay comentarios: