jueves, 23 de octubre de 2008

Carta abierta al Opus Dei de Javier Fesser


Dicen mis amigos que, como era de esperar, el Opus Dei no ha entendido nuestra película. Yo creo que es al contrario. La han pillado tan bien y se reconocen de tal manera en el retrato que de ellos se hace, que no podrían aceptarlo sin echar el cierre al tinglado. Seguramente lo que más les desconcierte es el tratamiento objetivo e inusualmente nítido de su modus operandi y les irrite sobremanera comprobar que hasta el último detalle de lo que en CAMINO se muestra es un reflejo bastante exacto de la realidad, de sus contradicciones y de su insostenible discurso. Y como artistas que son de la contrapropaganda y del anonimato, han utilizado una vez más a Alexia González-Barros y a su familia para desviar inútilmente la atención sobre el tema que más duele en la película: el camino que proponen e imponen a miles de inocentes personas que por una cosa o por otra han terminado enredados en su viscoso entramado pseudoespiritual es un camino a ninguna parte.

El Opus Dei, que sí ha utilizado para sus fines el calvario de una pobre niña adolescente, en clara y desconcertante connivencia con sus familiares, sabe perfectamente que ésta película no es una frivolidad más sobre sus exóticas costumbres sino que va directa a su corazón (si lo hay) y les muestra tal y como son. Qué curioso que en ésta película el Opus Dei salga mal parado y Dios no. ¿No eran la misma cosa? ¿No es el uno la obra del otro? Parece claro que no. Quizás algún día los hermanos, tías y sobrinos de Alexia, que me envían dardos envenenados en forma de cartas al director, comprendan ésta película y sientan la vergüenza de haberme maltratado ellos a mí. Porque es muy injusto aceptar que un tumor cancerígeno en la vértebra de Alexia fue voluntad de Dios y sin embargo ésta película, que por cierto no es su biografía, no lo sea.

Javier Fesser
Director y guionista de CAMINO

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bien dicho!

Sandra Eche

rrey dijo...

Si señor, a ver si empezamos a sacudirnos de estas losas del pasado, con valentía.

Isaac dijo...

Estoy con Sandra y Jack Bauer, esta carta abierta ni tendría que existir. Sieto el +1, pero no tengo palabras.

Saludos

Arturo Aldaz dijo...

Desde luego, lo que está currando Fesser promocionar publicitariamente su peli. Está que no para desde que en San Sebastián no le dieron nada.

Después de las broncas que ha armado con la familia de la niña, a la que maltrata en la película con verdadera mala leche, este fin de semana -qué casualidad, precisamente este fin de semana, tan decisivo económicamente para su película- escribe una carta al opus, en plan mártir, metiéndose todavía más con los hermanos con el deseo de llamar la atención y acaparar más titulares.
Desde luego, lo que está currando Fesser promocionar publicitariamente su peli. Está que no para desde que en San Sebastián no le dieron nada.

Después de las broncas que ha armado con la familia de la niña, a la que maltrata en la película con verdadera mala leche, este fin de semana -qué casualidad, precisamente este fin de semana, tan decisivo económicamente para su película- escribe una carta al opus, en plan mártir, metiéndose todavía más con los hermanos con el deseo de llamar la atención y acaparar más titulares. Money, Money, Money.

Yo he visto la película, y me pregunto: ¿No podían dejar que los espectadores sacásemos nuestras propias conclusiones sin tanta publicidad encubierta y tanta polémica inducida?

¡Lo que tienen que trabajar algunos directores de cine para conseguir que el personal hable de ellos y vaya a ver sus pelis!

Anónimo dijo...

Ya se ve que, después del fracaso en taquilla (la 7ª película de la semana pasada, y eso que no había muchas más), a Fesser le interesa crear polémica antes del fin de semana.

Cometí el error de ir a ver Camino, lo cual sólo me hizo pasar un mal rato con una película larga, lenta y sangrienta. Estoy de acuerdo con los críticos: el tema se aborda lentamente y la película resulta como una patada en el estómago. Tuve que irme al cabo de dos horas de película... y todavía le quedaba lo peor, según me han contado.

La película ya está en la red para descargar. Os recomiendo que os la bajéis y gastéis ese dinero en unas buenas copas, en lugar de pasar un mal rato en el cine.

Anónimo dijo...

Claro, coherente y consiso.
Grande Fesser.

Nota: Cualquier persona con ojos en la cara y un mínimo de neuronas operativas sabe que Opus Dei y Dios no son lo mismo.
Ni siquiera la amplitud del concepto iglesia y Dios es lo mismo.
Dios es simple y llanamente lo bueno que hay en las cosas ( y empleo la palabra cosas con conocimiento de causa).
La iglesia es simple y llanamente el mal. Un mal que se disfraza de Dios y en su nombre y en el de su esperanza de vida eterna como "slogan" infalible(para tranquilidad del egocentrismo humano)aprovecha para acumular poder empleando cualquier método y cualquier precio.
Son el maligno. Habría que purgar su culpa,derribar sus templos, fundir su oro y liberar a la humanidad de su maldad sembrando la igualdad, la tolerancia y el respeto de todos y para todos.

fesser2 dijo...

Después de estar una hora bostezando mientras veía la película -por lo aburrida que es-, me empecé a marear de toda la sangre que sale en las operaciones. Tuve que acabar yéndome y tirando el dinero que me había gastado en la entrada.

Menos mal que mis amigos también estaban aburridos con la película y nos fuimos todos a tomar unas cañas.

Me he metido algo en los foros de internet y veo que están manipulados por sectáreos que hacen radiografías y las retocan con photoshop a su gusto, para luego borrar los comentarios que no les dan la razón.

Me parece lamentable este fanatismo talibán de fesser y las personas a las que paga, para intentar que alguien vea su película, después del fracaso del festival de San Sebastián y de la taquilla del fin de semana pasado.

Sr.Cine dijo...

No estoy de acuerdo en que la carta de Fesser sea un truco publicitario. Me parece muy lícito que si el como creador siente que su película no ha sido bien interpretada tiene tanto derecho como los otros para dirigirse al público.

Una vez más parece que no sabemos leer. Fesser se harta de decir que no cuenta la historia de la niña por lo tanto en ningún momento maltrata a la familia porque no son ellos.

Creo que los espectadores ya hemos sacado nuestras conclusiones sin que nadie nos coaccione y está claro que la carta de Fesser no va a cambiar ni las opiniones a favor o en contra.

La película no necesita de esa presunta publicidad que, repito, no creo que sea el deseo de su director con la carta.

Anónimo incide en lo mismo, el "fracaso" de la peli en la taquilla, lo cual no quita para que su discurso y su valor siga siendo válido. Lo que cuenta y cómo lo cuenta es tan fuerte vean su peli dos o tres mil espectadores.

Si defines como sangrienta una peli que en sus dos horas veinte dedica CINCO minutos a las operaciones, apaga y vámonos. Y para no gustarte aguantaste mucho. Tampoco recuerdo críticas que digan que el tema se aborda lentamente.

Por supuesto, yo sí recomiendo su visión por su valor cinematográfico y su denuncia de una parte muy oscura de nuestra sociedad.

Sr.Cine dijo...

Y el comentario de Fesser2 también tiene miga.

Lo de la sangre ya ha quedado dicho, cinco minutos de una peli de dos horas y veinte no me parece demasiado.

El comentario de los foros y el photoshop no lo entiendo...

Llamar talibán a Fesser me parece un disparate igual que pensar que paga a la gente para intentar que se vea su peli. Más que un disparate, es FALSO.

Anónimo dijo...

Me parece que lo indigno es llamar talibán a Fesser, creo que no tienes muy bien asimilado el concepto de esa palabra, de entrada porque el fanatismo siempre va más ligado a quienes tienen cómo su forma de vida e imponen la religión (llamale Dios, Buda Mahoma)..como quieras, desde la prehistoria desde los inicios de la "Magia simpática" han habido infinidad de nombres...que casualidad que los que han perdurado han ido cogidos de la mano del dinero...porque estos si han hecho dinero...es más si eres de los que haces obras sociales, vives en la pobreza..te excomulgan....que curioso....
Me parece un avance para cualquier sociedad democráta el poder criticar estas conductas sea a través de un libro,una pelicula....y ponga en evidencia las prácticas que bajo el nombre, digamoslo en voz alta,de Opus Dei son capaces de anular la libertad de una persona.

Bien Por Javier Fesser.

Sandra Eche