lunes, 6 de octubre de 2008

SITGES 2008: DÍA 5. Primera parte

Aprovecho una pausa en las sesiones de hoy para adelantar la crónica del día desde la sala de prensa del Festival.

En la convulsa Manchuria de los años 30, el mapa de un tesoro va a poner tras su pista a chinos, japoneses y coreanos y va a enfrentar en duelo a tres bandas a un cazarecompesas (el bueno), un asesino a sueldo aficionado a cortar dedos (el malo) y un inclasificable bandido (el raro). Homenaje con sabor kimchi a una de las obras capitales de Sergio Leone, The Good, the Bad, the Weird es ante todo una colosal aventura, una fiesta para los ojos que arranca con el espectacular asalto a un tren y alcanza el éxtasis en el desierto de Gobi, entre cañonazos y galope de caballos.


Sorprende que sea desde Corea donde se recupera el western de Sergio Leone en una película bastante sorprendente y la verdad es que bastante espectacular. El arranque de la peli resulta explosivo y el desarrollo de la historia (la búsqueda de un tesoro) resulta muy entretenido aunque la peli se hace un poco larga.
Las escenas de acción están muy bien rodadas (y sorprendentemente no son confusas) y sí que se acerca bastante al espíritu del cine que homenajea.



La siguiente película es una propuesta menos convencional y más difícil de ver y de entender. La possibilité d'une île trae a Sitges el debut como director del escritor Michel Houellebecq en una historia de ciencia ficción que a ratos resulta una plasta, a ratos es bonita y otras veces resulta interesante. La verdad es que yo durante los primeros minutos me temía lo peor pero luego le encontré cosas buenas. ¿Seré un gafapastas ya?


Aunque siga generando polémica, Houellebecq hace tiempo que superó su etapa de ‘enfant terrible’ de las letras francesas para devenir en brillante (y cínico) cronista de nuestro tiempo. Tras varias adaptaciones ajenas, era lógico que él mismo se decidiera a tomar las riendas y con La posibilidad de una isla ha asumido finalmente el riesgo. Su decisión de prescindir de buena parte de la novela para centrarse en la esencia, en las impresiones anteriores a la elaboración de la misma, ha dado como resultado una obra de ciencia ficción interior, cautivadora y bella, menos ácida que la obra que adapta pero igualmente preocupada y sugerente.

No hay comentarios: