martes, 4 de noviembre de 2008

007 Quantum of Solace arrasa en la taquilla británica


El último James Bond ha hecho diana en la taquilla británica. Quantum of Solace se estrenó el pasado viernes y ha batido durante el lluvioso fin de semana todos los récords en el Reino Unido. La película, autorizada para mayores de 12 años y proyectada en mil salas, ha recaudado 20 millones de euros en tres días, superando los 18,6 millones que ostentaba Harry Potter y el cáliz de fuego desde el 2005. En España el filme podrá verse a partir del 21 de noviembre.
Daniel Craig, que debutó como 007 en la anterior entrega, Casino Royale, es sin lugar a dudas. el Bond de nuestro tiempo. Atractivo, pero no guaperas, masculino, aunque vulnerable, duro, pero con el corazón roto, el actor ha modernizado el personaje de un espía que parecía condenado a morir al término de la guerra fría. "Craig amenaza con convertirse en el 007 más popular de todos los tiempos y, ciertamente, el más popular entre las jóvenes generaciones", advierte The Times.

Dirigida por Marc Foster, en Quantum of Solace Bond busca revancha por la muerte y traición de Vesper, la mujer de la que se enamoró en el filme anterior. Su enemigo es un criminal francés (Mathieu Amalric), que esconde sus delitos bajo la fachada de guerrero ecologista, en una organización internacional de la que ni los americanos de la CIA, ni los británicos del MI6 saben mucho. La historia no está basada en ninguno de los relatos del novelista Ian Fleming, el creador del personaje, y los guionistas han renunciado a algunos ritos clásicos y esperados. En Quantum of Solace, Craig pasa de la famosa coletilla de "Mi nombre es Bond, James Bond" y le importa poco cómo le sirvan el Martini. La cinta, comparada con las anteriores, es sombría, sin la sensualidad, el lujo, la seducción y el humor, que caracterizan las aventuras del agente de su Majestad.
Sí están en cambio, dentro de los cánones establecidos, las escenas de acción, dominándolo todo. Carreras por los viejos tejados de Siena, choques frontales al volante, edificios en llamas, motos, yates, persecuciones aéreas y muchas, muchísimas cristaleras rotas.

La crítica aplaude a Craig, pero no siente por el filme el mismo entusiasmo que el público. "En este James Bond no hay coherencia, humor, ni siquiera sexo", señala The Observer. "La trama bordea lo incomprensible. A la chica Bond la ucraniana Olga Kurilenko apenas se la entiende", afirma el Financial Times. "No es mala" --escribe el crítico de The Guardian-- "pero no hay demasiado historia, ni romance".
Quantum of Solace es el filme número 22° de una serie que se ha convertido en fenómeno cinematográfico y publicitario. La anterior película, Casino Royale, es la séptima más taquillera en la historia en el Reino Unido. El negocio Bond mueve miles de millones en el mundo y el filón no está agotado.

1 comentario:

rrey dijo...

Hay que recordar que nadie daba un duro por Craig a priori cuando se anunció que sería el próxio Bond. Recuerdo que hasta se hizo una plataforma online contra Craig. Yo no lo veía nada claro en su momento pero hay que reconocer que despejó todas las dudas en su primera película.

Por otro lado, creo que es complicado que Craig desbanque a Sean Connery y su bond clásico en el corazón de los fans más tradicionales del personaje. La modernización de la franquicia era inevitable si no querían caer en el olvido pero al mismo tiempo hace que se pierda ese "glamour" que tenia en origen.