domingo, 23 de noviembre de 2008

APPALOOSA

Como era presumible, no ha elegido Ed Harris un western espectáculo para su segundo trabajo como director. Ha escogido la apariencia del western para hablar de temas como la amistad, el compromiso y el amor.

Appaloosa es una peli clásica en el más amplio sentido de la palabra. La planificación y las interpretaciones tienden al minimalismo y lo más aparatoso del género, los tiroteos o las peleas, se resuelven de manera concisa. La llegada de dos pistoleros a un pueblo sin ley sirve al actor/director para mostrar como algunos de los buenos valores de las gentes del lejano Oeste no deberían haberse perdido.

La pareja que forman Mortensen y Harris se define más por sus silencios, miradas y diálogos precisos que por su rapidez con las armas (que también la tienen) La mujer que se entromete en su relación tiene también el propósito de mostrarnos como era la vida de una mujer soltera y que no era ni puta ni india en aquellos tiempos.

La película decepcionará a quien busque la acción de los espacios abiertos, las persecuciones por praderas polvorientas. Pero sin duda buscará a los que se interesen por el western clásico, el de los compromisos inevitables, el valor de la palabra o la lealtad hacia uno mismo y los otros.


3 comentarios:

rrey dijo...

Hombre, es que la gente tiene en mente muchos clichés cuando se habla del western, pero realmente es un género muy amplio que permite hacer films repletos de acción y producciones mucho más dramáticas y centradas en los personajes, con el trasfondo de un momento histórico o de una ambientación muy familiar para el espectador.

Desde luego que solo por la relación de los personajes de Ed Harris Y viggo Mortensen, quienes demostraron tener una química muy especial en Una historia de violencia, vale la pena ver esta peli.

Manuman dijo...

Hombre, hablar de western hoy es hablar de algo muy diferente de lo que se hacía en la época gloriosa del género. Pasa con muchos otros géneros. Además lo que parece que está de moda es mezclar géneros, como en "No es país para viejos", que mezclan cine negro con western.

La "familiaridad" que tenían generaciones anteriores con estas películas no es la que tienen las generaciones actuales. Ahora deberán usar otras referencias. Eso sí, la estampa del cowboy, el cañón del Colorado o los pueblos nacidos a la vera del ferrocarril siguen siendo buenos escenarios para buenas historias.

A mi también me gustan los dos actores. Espero que, como dice Ramón, saquen partido al perfil de los personajes.

Sr.Cine dijo...

Realmente la química entre ellos existe, se nota que hubo buen rollo y respeto.