martes, 25 de noviembre de 2008

Morricone denuncia al promotor de sus tres conciertos cancelados

Giancarlo Ioppolo, el agente del compositor italiano Ennio Morricone, no podía imaginarse que aquel promotor vasco que le llamó en junio para montar sendos conciertos en Madrid y Zaragoza junto al Orfeón Donostiarra, y que respondía al nombre de Alberto Aseguinolaza Alcain, fuera un pirata. "Me dijo que quería organizar los dos conciertos. Nos pareció buena idea, incluso fuimos a un ensayo con el coro a San Sebastián", cuenta Ioppolo en un céntrico hotel de Madrid, nada más salir de la Jefatura Superior de Policía. La denuncia que acaba de poner, después de tres cancelaciones del evento -primero el 14 de junio en el Auditorio del Campo de las Naciones; luego el 6 de septiembre en el mismo sitio y, por último, el 7 de noviembre en el Palacio Vistalegre- es por estafa, según confirman en la comisaría. "Tengo recibos y transferencias falsos y nos debe 200.000 euros", asegura indignado.

La denuncia no la puso solo. Le acompañaba Enrique García, el director de la empresa de publicidad madrileña Publidinamica. "Nosotros hicimos cientos de folletos que se iban a repartir antes de la última convocatoria del concierto y no hemos visto ni un duro por ese trabajo, nos debe 5.800 euros", asegura García, quien mantuvo el último contacto telefónico con Aseguinolaza el pasado 14 de noviembre. "La última vez, después de darme largas durante semanas, me llamó su madre, María Jesús Alcain, que hacía las veces de secretaria de su empresa (Sinéctica Comunicación y Eventos, SL), para decirme que me pagarían el día 20, cosa que no ha ocurrido", explica.

El caso está ahora en manos del inspector del Grupo VI de la Unidad de Delincuencia Organizada. "Hemos contactado con la policía del País Vasco porque es donde supuestamente tenía su residencia", aseguran fuentes policiales. "Tarde o temprano cometerá un error", agregan.

El rosario de pufos de Aseguinolaza es largo. Según los afectados "ya no contesta al teléfono" (tampoco contestó ayer a las reiteradas llamadas de este periódico). Aparte de los impagos, el Boletín Oficial de Guipúzcoa publicó una diligencia de embargo de su vivienda en San Sebastián en julio de 2007 por deudas con la Seguridad Social; con fecha de mayo de 2008, consta en el Juzgado número uno de lo Mercantil de la misma ciudad una sentencia que le califica de "demandado rebelde" y que le condena a pagar 2.500 euros (más los costes del juicio) a la Sociedad Vascongada Publicaciones. La sentencia llama la atención sobre el "desconocimiento del actual domicilio del demandado"; el Ayuntamiento de Úbeda (Jaén), donde canceló un concierto de El Canto del Loco en octubre sin devolver los 30.000 euros que le adelantó el Consistorio, ya ha puesto "una denuncia en el juzgado de lo penal por fraude", según aseguró ayer el concejal de Festejos, Jerónimo García Ruiz.

Esa misma cantidad se la había pedido Aseguinolaza meses antes a un promotor musical de Alicante, que prefiere mantener su anonimato. "Yo me reuní con él en Madrid: un chaval joven, 33 años, 1,80, delgado, vacilón... No le di el dinero porque organizábamos un evento de millones de euros y me parecía absurda esa cantidad. Llamé a un amigo de San Sebastián, donde él es conocido, y me dijo que le debía 14.000 euros de un concierto cancelado de Antonio Orozco en el Kursaal y que estaba firmando documentos a nombre de una empresa para la que no trabajaba [Getin, la promotora de La Oreja de Van Gogh], con la que sólo había colaborado puntualmente. Y aun así me dejó con el culo al aire", cuenta. "Tuve que retirarme después de aquello", dice.

El historial de posibles timos, sumados a las miles de personas que se quedaron sin poder ver el concierto de Morricone y que pagaron billetes de avión y hoteles en la capital, puede seguirse en un foro que ha surgido en Internet: Ennioestafa.superforos.com. La empresa Ticktackticket, distribuidora de las entradas, que siguió vendiendo hasta el día 6 de noviembre, se negó a dar la cifra de ventas (también al agente de Morricone), pero aseguró que todas las personas podrán recuperar su dinero a través de Internet o en los puntos de venta. La última residencia que se le atribuye a Aseguiolaza está en Irún y coincide con la casa de sus padres, según asegura García, la última persona que trato con ellos. Y, mientras la policía trata de dar con el pirata musical, Ioppolo prepara otro concierto en Madrid "que limpie la imagen del maestro".

No hay comentarios: