lunes, 29 de diciembre de 2008

AUSTRALIA


Baz Lurhman es un romántico de la vieja escuela, por más que vistiera sus anteriores películas con una parafernalia casi operística. Su cine cuenta las historias de siempre pero en lugar de hacerlo de la forma clásica él arriesga en la forma y la apuesta le ha salido bien.

Australia es la más clásica de sus películas y la más ambiciosa. Lurhman pretende recuperar el cine de toda la vida aunque sin dejar de lado sus señas de identidad, como un cierto tipo de sentido del humor, la presencia importante de la música (en este caso El Mago de Oz), una realización espectacular y una historia de amor tan típica como efectiva.

Y el resultado es excelente. Viendo determinados momentos de Australia uno parece estar viendo esas grandes películas que ya no se hacen. Es una de esas películas donde pasan muchas cosas, de largo metraje, pero que en ningún momento de hace aburrida.
Confieso que me costó entrar en la película porque el director decide comenzar como los westerns más tabernarios, con peleas y bromitas entre sus protagonistas.
También desde el principio está presente algo crucial en la historia, el tema de los aborígenes, oprimidos por los blancos y casi esclavos en su propio país.

Pronto la película desvela sus cartas, el espectáculo de siempre, la gesta de unos pocos contra el poder, la amistad, la camadarería, y, por supuesto, el amor. Amor que se ve venir, sí, pero que funciona muy bien gracias al talento de los protagonistas.

Australia tiene momentos místicos, momentos mágicos, tiene escenas espectaculares, localizaciones increíbles, tiene amor y tiene drama. Los elementos de siempre pero cocinados con gusto y talento. Confieso también que la peli en más de un momento me hace reír y me emociona, lo cual no es poco.

Lurhman saca un partido excelente de su reparto, desde ese increíble niño, un aguerrido y sobrio Hugh Jackman, en plan estrella clásica, y una extraordinaria Nicole Kidman. No me extraña que repita con el director pues no solo la saca guapísima sino que también saca todo su talento.

Como decía al principio, una de esas películas que, a pesar de sus defectos, ya no se hacen.

3 comentarios:

Chema dijo...

Aclarame eso de la musica de El mago de Oz, te refieres a la musica de la pelicula o al des grupo español????. Ciertamente.. me has puesto los dientes largos, mira que estaba exceptico con esta peli pero... parece algo mas grandioso que Cold Mountain. Me la apunto Sr. cine. ¿que tal el guaperas?

Patapon dijo...

Pues para mí no cumplió con mis expectativas. La esperaba ansiosamente y me ha decepcionado un poco. Con eso no quiero decir que no me haya gustado. Al contrario. No está nada mal, sobretodo a mí me gustó más la primera parte. Es épica y llamativa. El niño impresionante y Hugh Jackman también, pero la expresividad de la Kidman con esa cara...Quizás el problema es esperar otro Moulin Rouge cuando es irrepetible.

Sr.Cine dijo...

Chema, lo del mago de Oz me refiero a la canción Somewhere over the rainbow, je, je.

El guaperas muy bien, y muy guaperas.

Patapon, yo tb esperaba más, pero me gustó mucho. Es verdad que este director arrastrará la grandiosidad de Moulin Rouge siempre, y las comparaciones siempre son odiosas, no?