domingo, 7 de diciembre de 2008

CREPÚSCULO


Aunque es difícil ir al cine a ver determinadas películas sin prejuicios, creo que es un ejercicio sano que siempre deberíamos intentar. En el caso de Crepúsculo confieso mis iniciales reticencias hacia este producto convertido en nuevo juguete para adolescentes con tendencias emo góticas.

Pero debería haber confiado en que, en esta primera película de una presumiblemente rentable saga, a veces el talento de un director no queda engullido por la aparatosa producción de un éxito instantáneo.
Y es que detrás de esta película está una interesante directora, Catherine Hardwicke, que nos sorprendió con una cruda y certera mirada sobre las adolescentes de hoy en día, Thirteen.
Por lo tanto, sabe en qué terreno camina y la verdad es que el resultado final de la película me gusta.

Crepúsculo es otra mirada a ese mito inagotable, el vampiro, visto aquí como un ser atractivo, misterioso, peligroso y de trágico destino. En este caso, el tema del vampiro puede verse como si Lois Lane en lugar de conocer a Superman conociera a Drácula. Es decir, el amor más allá de la muerte, la unión de seres similares, extraños en un mundo típico.
La peli muestra muy bien como esa atracción va creciendo y ofrece algunos momentos de sorprendente intensidad y belleza. No es que no hayamos visto antes más o menos lo mismo pero está bien resuelto y funciona.

Lo que no me gusta de la peli es, supongo, lo que ha escapado del control directo de su directora, las escenas de acción (por mi se las podían ahorrar pero sirven como ejemplo del vampiro malo vs. vampiro bueno o como motor de lo que está por llegar) Los movimientos de los vampiros no me acaban de gustar como están descritos y es de esperar que en próximos episodios cambie.
Hay también algunos detalles, como el hecho de que los vampiros “canten” mucho en medio de la gente normal, que se podían mejorar también.

Pero si algo me ha sorprendido para bien de esta película, y que tiene su relevancia pues está en casi cada plano, es la presencia de su protagonista, Kristen Stewart, perfecta en su trabajo de mostrar esa fragilidad y atracción hacia lo desconocido.

6 comentarios:

Plaer dijo...

Te gustan las pelis de vampiros adolescentes, eh Sr.Cine? Ya aconsejabas la peli sueca de Sitges que por cierto ví hace dos dias (aunque no vaya a distribuirse en España).

Bromas aparte, siento curiosidad por Crepúsculo, aunque me consideraba un poco mayorcita para este cine. (Es curioso que no nos importe ir a ver una peli para niños y tengamos reparos con una para adolescentes).

Comparándola con la de Sitges ¿con cuál te quedas? ¿O nada que ver?

Seguro que ésta es más "limpia".

rrey dijo...

Pero es que esto de locos, ¿a quien coño se le podría ocurrir el nombre de la directora de Thirteen para dirigir una peli de acción sobre vampiros? Supongo que a los mismos que querían a Amenabar para dirigir Bola de dragón. El problema es que en estas producciones el director pinta más bien poco en la mayoría de decisiones que se toman para sacar adelante el proyecto y salvo su influencia en el guión y en el estilo visual, se puede ver bien poco de lo que pueda habernos gustado en la película que la catapultó a la fama.

Sr.Cine dijo...

No tienen nada que ver, son muy diferentes.

Estos son vampiros adolescentes, es más peli típica amaericana.

La otra era otro rollo, más niños, más original.

Sí, esta es más limpia, y me sorprende pero me ha gustado.

Y creo que buena parte de que me haya gustado es que la directora no ha sido solo la comparsa de turno.

rrey dijo...

Le aseguro Sr Cine, que dentro de un año nadie recordará Crepúsculo.

Plaer dijo...

Rrey, ignoro si la peli realiza un súbito giro en pos de la acción, ignorando sentimientos, relaciones y todo eso que sirve para llenar un guión.
Pero por lo que intuyo -y te aseguro que es una intuición, no conozco el libro- en Crepúsculo lo del vampiro es una excusa para inventar un personaje atractivo, algo distante, cultivado, sensible... la forma de convertir a un quinceañero en alguien con cierto interés.

Igual me equivoco muchísimo, pero la acción tiene pinta de ser, como en los bestsellers, un elemento más de la trama y no el motivo principal.

Insisto en que son deducciones, de verdad no tengo idea, pero esta peli viene precedida por un éxito literario y prestando atención al público potencial, parece que debe ser algo así.

Sr.Cine dijo...

Plaer está cerca de lo que es la peli y, supongo, los libros (que por cierto ahora tengo ganas de ver cómo sigue la historia)

El vampiro es como el otro, el diferente, que despierta este atractivo en esta chica metida en un pueblo perdido.

De hecho el atractivo del vampiro siempre ha estado presente en la mitología moderna.