domingo, 7 de diciembre de 2008

El cine europeo premia a Gomorra

Desde Copenhague, la capital danesa, el cine europeo coronó a Gomorra, esa cruda radiografía de la mafia criminal del sur del viejo continente.
La 21ª edición de los premios de cine europeo se rindió ante el compromiso de este filme, dirigido por Matteo Garrone y basado en el exitoso libro del mismo título de Roberto Saviano sobre la Camorra napolitana. El cine italiano salía así de una larga agonía. Cumpliéndose todos los pronósticos, fue la gran noche de Gomorra, que hizo pleno. Consiguió los cinco grandes galardones a los que optaba (película, director, actor, guión y fotografía). Empieza así para esta película una larga carrera directa a los Oscar de Hollywood.

La ceremonia empezó fuerte. El primer galardón que se cantó fue al guión y ya fue a parar a los autores de esta historia -"queremos enseñaros lo que está pasando en nuestro país"-, con los que colaboró el propio Saviano.
Gomorra, la gran favorita de estos galardones junto al también filme italiano Il divo, un retrato feroz del político Giulio Andreotti, que dirige Paolo Sorrentino y que también optaba a cinco candidaturas, se hizo con los premios al mejor director para Garrone, la fotografía (Marco Honorato) y al actor para Toni Servillo, candidato y galardonado por los dos filmes italianos. "Es una película peligrosa sobre gente que vive en la jungla de una guerra y tiene que sobrevivir", aseguró Garrone, que dedicó el premio a los napolitanos. "Lo que es verdaderamente una fortuna es tener dos películas de dos autores con los que he vivido grandes experiencias artísticas y humanas", reconoció el intérprete italiano.

La que no tuvo suerte fue El orfanato, la única película española candidata a cuatro premios (película, actriz para Belén Rueda, fotografía y banda sonora), que se fue de vacío. Ya lo habían advertido su director, Juan Antonio Bayona, y Belén Rueda, a quien le arrebató el galardón la actriz británica Kristin Scott Thomas, ausente en la gala, por la película francesa Hace mucho que te quiero. Algo más de suerte tuvo el filme israelí Vals con Bashir, un documental animado sobre las matanzas de Sabra y Chatila en el verano de 1982, que consiguió el galardón al mejor compositor (Max Richter). La gala, celebrada en el Forum de la capital danesa, fue presidida por los príncipes herederos Federico y Mary Donaldson en una ceremonia en la que, a pesar de las bajas temperaturas, contagió en la calle a centenares de amantes del cine.

La gran intérprete británica Judi Dench, muy sobria de negro y con una sonrisa permanente, fue recibida por un público entusiasta, puesto en pie cuando recogió el galardón a toda una carrera. Sin ocultar su emoción, la famosa M de la saga de James Bond, se mostró orgullosa de este papel. "Consigo que mi nieto de 11 años presuma de abuela en el colegio", confesó la protagonista de títulos como Shakespeare in love o Diario de un escándalo, que lleva 51 años en la profesión. El mismo príncipe Federico se sumó al reconocimiento y, saltándose el protocolo, se rindió con un gesto de cortesía ante esta reina Isabel I cinematográfica.

1 comentario:

radiografia periapical dijo...

fue la mejor, lastima que no hubo una obra similar