jueves, 18 de diciembre de 2008

MY BLUEBERRY NIGHTS



Wong Kar Way es uno de esos directores orientales aplaudidos por la crítica y el público pero también indigesto para muchos otros. Es un director claramente esteticista, de romanticismo un poco trasnochado. Sus películas anteriores destacan, a mi juicio, a partes iguales por la belleza de sus imágenes, por momentos brillantes pero también por otros de aburrimiento mortal.

Me estoy refiriendo a cintas como Deseando Amar o Happy Together.

En My blueberry nights el director entra en el cine americano por la puerta grande, al menos en cuanto a su reparto. La película gustará a los fans del director y no creo que desagrade a sus detractores porque, como dice una de las canciones de su selecta banda sonora, es la misma vieja historia de siempre.

La película presenta a una chica con un novio que la engaña y que va a parar a un bar de NY donde entabla conversación con el dueño. Ella deja la ciudad y empieza un viaje en el que busca encontrarse a sí misma. Por el camino se topa con diversos personajes que también buscan lo mismo o que tienen problemas con esa cosa llamada amor.

Al igual que su cine anterior, lo primero que llama la atención de la peli son sus imágenes y el montaje, con abundante grano y colores muy vivos, con transiciones entre plano y plano originales. Aunque a veces a lo mejor sobra un poco toda esta modernidad (hay muchos planos filmados a través de los cristales del bar) lo cierto es que la imagen de la película impacta y a mi me gusta.
Otro punto marca de la casa es la selección musical, exquisita, aunque también le pongo algún pero al modo de alternar canciones.

Por otro lado, la historia es un poco la de siempre pero está bien desarrollada y sobre todo tiene a unos actorazos en estado de gracia. El director demuestra que, sin actores, por muchas filigranas visuales que hagas, por mucha cámara lenta, la peli no vale un pimiento. Y es que el director brinda a casi todo su reparto su momento de gloria en el que demuestran su calidad.

Norah Jones está perfecta; Jude Law en su línea; David Strathairn inmenso; Rachel Weisz increíble; Natalie Portman magnífica.

De manera que yo iba pensando en aburrirme y me lo he pasado muy bien con esta peli.

6 comentarios:

rrey dijo...

Me alegro de que haya gustado :)

Lo que sorprende entre el reparto es como lo hace Norah Jones.

Darío Fas Marín dijo...

Oye, pues me lo apunto. A mi sus películas anteriores no me desagradaron visualmente, lo malo es que todos los asiatos se me parecían tanto que no reconocia a los personajes...

Sr.Cine dijo...

Norah Jones está muy bien y la peli estéticamente es chula.

Y aquí los actores si se diferencian, xD

Plaer dijo...

Esta peli es preciosa. Qué acertado eso de "la misma vieja historia de siempre" Es del todo cierto, pero me encanta encontrarme con estas viejas historias si van a ser contadas así.

Creo que la crítica está siendo poco indulgente con la incursión americana de este director. Tiene un estilo que parece combinar muy bien con lo oriental, pero no me decepciona nada su interpretación occidental.

Nada más ver la peli me dejó deslumbrada, aunque me flojeara un poco la historia de Natalie Portman, y no por su culpa. He de admitir que, ya reflexionando un poco, la gente que entiende más que yo me ha hecho percibir ciertos fallos en la peli. Pero bueno, me esfuerzo por quedarme con la primera impresión, que fue muy buena.

Creo que cuando algo empieza a hacerse muy conocido siempre aparecen detractores que se resisten a ello.

Sr.Cine dijo...

Lo de la historia más vieja lo decía por la canción de la propia Norah Jones que suena al final creo, dice "it's the same old story..."

Está claro que tiene fallos pero a mi me gustó y ya digo que daba un poco de miedo porque las otras de este hombre me aburrieron (las que vi, claro)

Y cómo está Rachel Weisz!!!!

Plaer dijo...

Es verdad, todas las mujeres de esta peli son maravillosas.