domingo, 4 de enero de 2009

CUESTIÓN DE HONOR


Es un hecho que el cine americano actual con ciertas inquietudes está volviendo la viata al pasado buscando el tono, las historias de siempre. Cuando deberíamos avanzar se está retrocediendo lo cual es muy significativo del estado del cine actual.

El espectador con ciertas inquietudes ve este regreso a los años dorados del cine policíaco y de género con agrado, cansado ya de tantas chorradas pseudomodernas con las que nos atontan los sentidos.

Cuestión de honor no esconde sus cartas y desde ya os la recomiendo. No se esconde porque desde el principio vemos por dónde va a ir los tiros (nunca mejor dicho) y advertimos que les importa más el retrato de los personajes que la acción sin sentido o los giros de guión.

Una familia de policías se ve enfrentada cuando uno de ellos investiga un tiroteo y descubre que a lo mejor dentro de la policía no todo es trigo limpio. Nada nuevo, está claro, pelis de corrupción policial hay un montón.
Pero Cuestión de honor brilla en el dibujo de los personajes, en el realismo de sus relaciones, en ese drama casi teatral que supone descubrir que tu hermano a lo mejor no es tan bueno.

Salvo excepciones, no carga nnca las tintas mostrando a los malos muy malos y al bueno muy bueno. Al contrario, casi nos hace pensar que cada uno hace lo que hace porque no puede hacer otra cosa y eso es un valor a destacar de la película.

Además de la correción de la realización, del guión bien trabado (al que solo afea el final), tenemos a un grupo de actores excelentes desde Ed Norton a Jennifer Ehle pasando por Colin Farrell, Jon Voight o Noah Emmerich.

Seguro que esta peli es de lo mejor que vemos este año, tiempo al tiempo.

1 comentario:

Chema dijo...

Tan seguro estas Sr. Cine???? El tiempo nos dira donde queda esta "cuestion de honor".
Me dejare llevar por tu intuicion pero de momento solo me llama la atencion Edward Norton pero sus ultimos trabajos no estan siendo muy alentadores